Revocan la sentencia a una mujer condenada por abofetear a su exmarido

Revocan la sentencia a una mujer condenada por abofetear a su exmarido

La Audiencia Provincial señala que las relaciones entre ambos son «conflictivas y belicosas» y resta credibilidad al relato del denunciante

O. SUÁREZ GIJÓN.

La Sección Octava de la Audiencia Provincial ha revocado y dejado sin efecto la condena de ocho meses de prisión impuesta por el juzgado de lo Penal 1 a una mujer por propinar una bofetada a su exmarido y dirigirse a él en los términos: «Hijo de puta, por tu culpa tu hijo ha perdido un amigo».

La resolución judicial tras el recurso interpuesto por la procesada entiende que «la única prueba de cargo la constituye el testimonio del denunciante, el cual, nos sugiere muchas dudas». Añade la sentencia que «las relaciones entre la procesada y su expareja sentimental son muy conflictivas y belicosas» y relata que en 2010 lo detuvieron a él por malos tratos en el ámbito familiar; en 2017 él hombre denuncia a la actual pareja de su exmujer por lesiones a su hijo menor; en 2017 ella denuncia maltrato de obra sin lesión a sus hijos y tan solo tres meses después, es el hombre quien denuncia posible coacciones a sus hijos por parte de la actual pareja de su exesposa.

Con ese historial de denuncias cruzadas, y revisando las pruebas que llevaron a condenar a la mujer en primera instancia, el tribunal de la Sección Octava de la Audiencia Provincial decide dejar sin efecto la condena por el delito de lesiones en el ámbito familiar. «Las corroboraciones que adornan el testimonio del denunciante no son concluyentes ni convincentes. El citado, tras el supuesto incidente, acudió a un centro de salud, donde refirió haber sido agredido y tener visión borrosa en el ojo izquierdo, por lo que fue remitido al Hospital de Cabueñes», detalla el fallo judicial.

Cara enrojecida

No obstante, en el centro hospitalario «no se apreció patología oftalmología y se le diagnosticó eritema malar leve, lesión consistente en un enrojecimiento de la cara, que pudiera provenir de causas diversas, no solo de una agresión».

Los hechos habrían ocurrido el 14 de enero de 2018 cuando el supuesto perjudicado acudió a casa de su exmujer «con ocasión de llevar al hijo de ambos». Allí, denunció que la procesada le golpeó en la cara violentamente y le insultó. Por ese episodio, fue condenada a ocho meses de cárcel, a lo que sumaba la privación del derecho a portar armas por periodo de dos años, prohibición de aproximarse a su exmarido a una distancia inferior de 300 metros e indemnizarlo con 200 euros por las supuestas lesiones. La vista de apelación ha revocado la sentencia y considera que no se puede desvirtuar la presunción de inocencia de la procesada.

 

Fotos

Vídeos