Saltos de riesgo en La Cantábrica

Un joven salta desde la escalera 0 el pasado fin de semana en presencia de varios curiosos. / JOAQUÍN FANJUL

Pese a estar prohibido, los jóvenes siguen tirándose al mar desde la escalera 0 | La jefa de Salvamento, Flor Palacio, alerta del peligro por el fondo rocoso de la zona y asegura que puede sancionarse como los baños con bandera roja

M. MORO GIJÓN.

Con la llegada del verano es habitual ver a grupos de jóvenes, habitualmente adolescentes, tirándose al mar desde la escalera 0, también conocida como La Cantábrica. Se trata de una práctica de riesgo que no está permitida por el servicio de Salvamento desplegado en la playa de San Lorenzo, que también vigila la pequeña cala rocosa que se forma en bajamar detrás de la iglesia de San Pedro. Así lo certifica Flor Palacio, jefa de los socorristas gijoneses, quien advierte del grave peligro que supone saltar de cabeza o haciendo alguna cabriola «en una zona con fondo de rocas» como la que hay enfrente del Club de Regatas. «No dejamos tirarse a nadie y si vemos a algunos chavales haciéndolo cuando hay pleamar enviamos a la embarcación de inmediato para decirles que dejen de hacerlo», explica.

La responsable de Salvamento reconoce que no hay carteles de prohibición expresa en esa escalera, pero también considera que no es necesario al tratarse de «una práctica ocasional y no algo de todos los días».

La presencia disuasoria de los socorristas suele ser suficiente para que los jóvenes que se reúnen en La Cantábrica para soltar adrenalina se disuelvan, pero, en caso de que no hicieran caso, Palacio señala que su comportamiento podría dar lugar a sanciones equivalentes a las que se imponen por meterse en el agua cuando hay bandera roja. Hasta ahora no ha habido que avisar a la Policía Local por estas zambullidas con riesgo desde la escalera 0.

El viernes, sin ir más lejos, una menor de 17 años sufrió heridas de gravedad tras precipitarse desde el puerto del Gayo en Luanco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos