Sancionan a la gerente de un club de alterne por tener a cuatro mujeres sin asegurar

Sede del Tribunal Superior de Justicia de Asturias. /ÁLEX PIÑA
Sede del Tribunal Superior de Justicia de Asturias. / ÁLEX PIÑA

Fueron descubiertas «con ropa de alternadoras» en una inspección realizada el 6 de abril de 2017. La multa del TSJA asciende a 17.505 euros

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

El Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha condenado a la gerente de una club de alterne de Porceyo al pago de una sanción de 17.505 euros por tener a cuatro trabajadoras sin dar de alta en la Seguridad Social. La irregularidad fue detectada a raíz de una inspección en el prostíbulo realizada sin previo aviso la noche del 6 de abril de 2017.

La inspección provincial de trabajo, la Seguridad Social y los agentes de la Policía Nacional realizaron una visita al establecimiento, ubicado en el camino de la Vega, y «comprobaron la existencia de cuatro mujeres dentro del local, vestidas con ropas adecuadas para realizar la actividad de alternadoras, que o bien estaban atendiendo a los clientes o bien se encontraban preparadas para atenderlos».

Tras las actuaciones, se determinó la «existencia de cuatro faltas de alta en el régimen general de la Seguridad Social y se propuso una sanción de 4.376 euros por cada una de las trabajadoras que tenía sin asegurar». Según se detalla en el fallo judicial, la visita de los inspectores y las fuerzas de seguridad tuvo lugar poco antes de las 11 de la noche del 6 de abril de 2017. «En el club que gira bajo el nombre de GpuntoG se encontraban cuatro mujeres, una de ellas con un vestido rojo muy ajustado, transparente y con tanga negro, quien, además, se dedicaba a la actividad de peluquera a domicilio».

«Respuestas evasivas»

Una de las presentes manifestó que llevaba trabajando en el local desde hacía un mes y medio «en horario de siete de la tarde a tres de la madrugada». «El resto respondieron con evasivas a las preguntas formuladas por los funcionarios de la inspección de trabajo», señala la resolución. Quedó acreditado que las cuatro alquilan una habitación en el establecimiento por la que pagan 40 euros, si bien no especifica si se trata de 40 euros al día o en otro periodo de tiempo.

La gerencia de la empresa presentó alegaciones ante la Inspección de Trabajo solicitando que se declarase la nulidad del acta y se procediese al archivo del expediente abierto. «Tras informar el inspector de trabajo, por acuerdo del jefe de la unidad especializada en el área de la Seguridad Social de 6 de noviembre de 2017 se denegó la práctica de la prueba solicitada», añade la resolución.

La dirección provincial de Asturias de la Tesorería de la Seguridad Social confirmó entonces la sanción propuesta por un importe de 17.505 euros. La Sala de lo Social del Tribunal Superior de Asturias (TSJA) ha ratificado la sanción «derivada de la falta de afiliación inicial o alta de las cuatro trabajadoras».

«El conocimiento del asunto correspondió al juzgado de lo Social número 1, que dictó sentencia el 31 de octubre desestimatoria de su pretensión, que es recurrida por la representación de la empresa», señala la sentencia.

El mismo club de alterne de Porceyo ya había sido objeto de inspecciones anteriormente. De hecho, el anterior gerente fue condenado a un año de prisión por emplear a once mujeres sin darles de alta en el régimen de la Seguridad Social. Además de la pena de prisión, la sentencia le impone una multa de 1.680 euros. Fue detenido el 16 de mayo de 2016 a raíz de una redada de la Inspección de Trabajo y de agentes de la Brigada de Extranjería de la Policía Judicial.