El Santa Olaya proyecta un novedoso sistema para que los socios voten telemáticamente

Secundino González. / A. GARCÍA
Secundino González. / A. GARCÍA

La directiva espera hacer coincidir en noviembre las asambleas en las que se aprueben la reforma de sus estatutos y el plan de obras y ampliación

MARCO MENÉNDEZGIJÓN.

El Club Natación Santa Olaya está decidido a adaptarse a las posibilidades que le ofrecen las nuevas tecnologías y, dentro de su ambicioso plan de ampliación y reordenación de espacios, publicado ayer por EL COMERCIO, también se incluye un desarrollo tecnológico que, incluso, llegue a las asambleas de socios. De momento, la junta directiva, encabezada por Secundino González, había puesto en marcha servicios como los trámites telemáticos, que permitían dinamizar y mejorar la explotación de sus instalaciones, además de comodidad para los usuarios. Ahora quieren dar un paso más.

Si sus futuros equipamientos deportivos contarán, por ejemplo, con entrenadores virtuales, González explicó que «queremos que se llegue incluso a la virtualización de las asambleas». El objetivo es que los socios puedan participar en las convocatorias «telemáticamente, desde casa o cualquier otro lugar, con un certificado electrónico. Lo que pretendemos es que no tengan que ser solo votos presenciales, porque el club tiene que llevarlo la mayor parte de la masa social».

Cuando hace tres años Secundino González inició su segundo mandato de cuatro años como presidente olayista, se comprometió a que se llevarían a cabo una serie de actuaciones y asambleas que aún no han tenido lugar. «Es muy importante que la gente sepa los cambios que queremos transmitir y por qué en 2018 no se han llevado a cabo. Hemos prometido transparencia y trabajo y estamos trabajando para que todo esto se implante».

El caso es que el planteamiento del Santa Olaya pasa por tres aspectos fundamentales: el primero es la reforma de sus estatutos, que está pendiente del visto bueno por parte de la Dirección General de Deportes; el segundo es un proyecto a desarrollar en terrenos dotacionales del PERI-01 y que está a punto de ser aprobado por el Ayuntamiento de Gijón, y el tercero lo compone una serie de obras en las actuales instalaciones del club.

Para acometer cada uno de esos objetivos es necesario que se aprueben en una asamblea de socios. «Nos hubiera gustado haber hecho ya una asamblea extraordinaria sobre el equipamiento, pero también la tenemos que hacer para la reforma de los estatutos. El objetivo es hacerlas coincidir pero, si en octubre no se hubiera aprobado ya el dotacional, en noviembre haremos la asamblea para poder iniciar las obras del interior del club a principios de año».

Preocupación

Entre la masa social hay cierta preocupación por lo que pueda suponer para su deporte insignia, la natación, la futura reforma estatutaria. Algunos temen que la creación de equipos de otras disciplinas deportivas pueda suponer un menoscabo de la natación. Secundino González tiene claro que «el peso lo llevará la natación y seremos más fuertes. Eso quedará bien refrendado en los estatutos y será la única sección sufragada por el club. Los socios tienen que estar súper tranquilos, porque el resto de modalidades funcionarán con autosuficiencia económica».

El presidente del Club Natación Santa Olaya dice que lo realizado en los últimos siete años por su junta directiva es «el 25% de lo que el club necesita», de ahí que se haya ideado un ambicioso proyecto que prevé la inversión de siete millones de euros, parte con financiación propia y otra parte, externa, en el que además de potenciar las actividades deportivas destaca la creación de un centro de Formación Profesional en el que impartir un ciclo de Actividades Físicas y Deportivas (Tafad) y esperan que también otro de Salud. Comenzará su actividad en 2020, pues ya están firmados los acuerdos.