Satisfacción unánime por la superación de una «situación anómala» que dura una década

Satisfacción unánime por la superación de una «situación anómala» que dura una década

Todos los grupos políticos locales, constructores y arquitectos se felicitan por el resultado de un dictamen que «acerca» la reactivación económica

M. MORO GIJÓN.

La reconducción del urbanismo gijonés tras una década de provisionalidad e incertidumbres jurídica será unos de los aspectos destacados que la alcaldesa Carmen Moriyón pondrá hoy encima de la mesa como éxito de mandato en su último debate sobre el estado del municipio.

Quien sí habló fue el portavoz del gobierno local, quien se mostró ayer exultante al término de la reunión del pleno de la CUOTA en Oviedo: «Es el espaldarazo definitivo por el que estaban esperando muchos agentes socioeconómicos para invertir y generar riqueza».

Couto remarcó que se trata de «un plan de ordenación y no de un plan de vivienda que va a corregir la anomalía urbanística de que la ciudad se rija por un Plan General de 1999 en pleno siglo XXI». Según el edil, «en la reunión del pleno de la CUOTA se vio que es un PGO que hace ciudad, que había sido remitido para que el Principado lo evaluase con consenso político y sin discrepancias, y que acredita que va a dar impulso económico, social y ambiental al municipio».

El también concejal de Urbanismo destacó que el desafío, una vez que se apruebe de forma definitiva el plan urbanístico a partir de enero junto a la actualización del catálogo urbanístico, «es gestionar y tramitar lo que se pone ahora por delante».

El presidente de la patronal de los constructores, Joel García, expresó su satisfacción por el hecho de que el plan urbanístico haya pasado «la prueba del algodón» de la CUOTA. En ese sentido, mostró su confianza que este informe favorable supondrá «el despegue definitivo para que el PGO salga adelante». «Su aprobación definitiva será beneficiosa para la ciudad y para el conjunto de Asturias y acercará la reactivación total del sector promotor y de la construcción», indicó el líder de la CAC-Asprocon.

«Tras el informe favorable de la CUOTA, la aprobación definitiva del plan general de Gijón está ya muy cerca y eso es una muy buena noticia para los gijoneses y para todos los asturianos. El nuevo plan pondrá fin a una situación anómala y un escenario de incertidumbre que dura ya demasiado. A buen seguro contribuirá a la revitalización de la actividad residencial y, sobre todo, económica de la ciudad. Y como arquitectos, además, siempre es una buena noticia esta revitalización, que favorecerá a nuestra profesión», destacó ayer la decana del Colegio de Arquitectos, Sonia Puente. «El Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias agradece a todos los actores involucrados, técnicos y políticos, el esfuerzo y la capacidad de llegar a acuerdos que desbloquearan la situación», añadió.

Riqueza y empleo

Desde la oposición también se celebró que se haya salvado el último escollo en el Principado para dotar al urbanismo gijonés de seguridad jurídica. La edil del PSOE Begoña Fernández culpó a la gestión de Foro del retraso acumulado en la tramitación y manifestó su deseo de que las correcciones que establece la CUOTA en su informe «se recojan «con diligencia y rigor».

David Alonso, de Xixón Sí Puede y uno de los más implicados en sacar adelante este documento, destacó que «el trabajo técnico y político de todos estos meses se remata con el informe favorable para un PGO del que se eliminan dos millones de metros cuadrados de suelo residencial crea un pulmón verde junto a la playa, apuesta por una zona rural con usos propios de ese ámbito o crea la figura de zonas ambientalmente protegidas». El portavoz del PP, Pablo González, resaltó que «estamos ante el principio de un proceso que puede aportar crecimiento y riqueza a la ciudad». IU y Ciudadanos destacaron el consenso en un texto que Aurelio Martín califica de «mestizaje».