Seis salidas de los bomberos al día

Intervención de los bomberos en la calle de Los Moros. / E. C.
Intervención de los bomberos en la calle de Los Moros. / E. C.

El incendio de mayor envergadura fue el que se produjo en enero en Desguaces Riestra, en el que invirtieron catorce horas de trabajo Realizaron 2.272 servicios en 2018, de los cuales un 67% fueron salvamentos

OLAYA SUÁREZ GIJÓN.

Los bomberos de Gijón realizaron en 2018 una salida más al día que en 2017. De media efectuaron seis servicios, de los que la mayor parte, el 67%, son relativos a salvamentos. A lo largo del año pasado, llevaron a cabo 2.272 intervenciones, entre los que se incluyen extinción de fuegos, salvamentos, excarcelación de víctimas en accidentes de tráfico y rescate de animales, apertura de puertas a servicios sanitarios y Policía, entre otros muchos.

Aumentaron el número de trabajos -casi 300 más que en el año 2016-, pero sin embargo, disminuyeron los incendios: 469 en total. La mayoría fueron en objetos aislados (226), seguido de edificios sobre cota rasante (152), forestales (37), en transportes (31), industrias (13) y edificios de bajo rasante (10).

El incendio más complicado al que se enfrentaron el año pasado fue el que se produjo en Desguaces Riestra, en la parroquia de San Andrés de los Tacones. Necesitaron catorce horas para controlar las llamadas, que devastaron toneladas de vehículos desguazados. Las chispas procedentes de un coche mal descontaminado desencadenó el incendio de mayor envergadura de los que se recuerdan en el concejo y obligó a poner en marcha el Plan Territorial de Protección Civil del Principado de Asturias.

El de Desguaces Riestra fue complicado a nivel de coordinación y de horas invertidas, según señaló el jefe de los bomberos, Javier Álvarez Villazón, pero el que más riesgo supuso para el personal del parque de Roces fue el incendio de un edificio abandonado en el barrio de Cimavilla. Tuvo lugar la madrugada del 21 de julio y a punto estuvo de provocar una tragedia cuando la fachada se desprendió y cayó hacia la calle en el que se encontraban los bomberos. Pudieron esquivarlo 'in extremis'.

Pero si algo les ha dado trabajo ha sido la continua intervención con contenedores quemados de forma intencionada. Desde marzo hasta diciembre han ardido un centenar de depósitos de residuos, casi todos de reciclaje de papel y ubicados en la zona centro y en el barrio de Laviada.

La Policía Nacional abrió una investigación en marzo, pero aún no ha identificado al pirómano que ha provocado desperfectos por valor de miles de euros. Prácticamente, no ha habido semana en la que no se haya quemado un contenedor en el casco urbano.

Además, los bomberos intervinieron en 514 atenciones a animales: rescate de perros abandonados o retirada de nidos de avispas asiáticas, entre otros. A esto se suman 256 servicios de socorros a víctimas, 76 asistencias a personas en situación de riesgo, 293 trabajos en ruinas, hundimientos y derrumbes.

Más información