Siete detenidos en solo tres días por robos en la zona oeste

Cuatro hombres fueron sorprendidos forzando una cafetería de La Calzada y otros dos robando material de obra en Tremañes

OLAYA SUÁREZGIJÓN.

El refuerzo de la vigilancia en el barrio de La Calzada, especialmente castigado por los robos en los últimos meses, ha posibilitado la detención de siete personas en tan solo tres días como supuestos autores de delitos contra el patrimonio. Cuatro de los delincuentes fueron sorprendidos cuando asaltaban de madrugada una cafetería, a otros dos los interceptaron mientras sustraían material de construcción en Tremañes y al séptimo cuando intentaba forzar la puerta de un colegio. A este último se le imputa también la comisión de un robo con fuerza en un negocio de hostelería de la calle de María Zambrano, en La Algodonera.

Según explicaron desde la Comisaría, la madrugada del lunes la Policía Nacional arrestó a dos vecinos de Tremañes «que estaban sustrayendo material de una obra de construcción de viviendas unifamiliares del barrio». Los agentes los descubrieron ocultos detrás de un andamiaje de la obra «después de haber entrado ilegalmente saltando la valla perimetral de protección, de unos tres metros de altura». Ambos iban provistos de herramientas para sustraer hierro o cable de cobre. Los arrestados tienen 30 y 19 años y contaban con varios antecedentes por robos similares.

Esa misma noche fue detenido un hombre de 42 años cuando trataba de entrar en un colegio de La Calzada, a lo que se suma la imputación de otro robo perpetrado tres horas antes en una cafetería de La Algodonera a la que habría accedido fracturando la luna con una papelera metálica. Se llevó ocho botellas de licor.

Un coche esperando

La noche siguiente, la de la madrugada del martes, los agentes interceptaron a cuatro hombres de entre 22 y 31 años mientras forzaban una cafetería del barrio de La Calzada. «Dos de ellos estaban violentando la puerta, mientras los otros dos les esperaban en un coche estacionado en las inmediaciones», apunta la Policía.

Al detectar la presencia de los agentes, uno de los asaltantes subió al vehículo para huir y el otro intentó darse a la fuga a la carrera, si bien «finalmente los policías bloquearon el paso al coche de los ladrones y lograron dar alcance al que huyó a pie». Dentro del maletero llevaban bufandas, bragas de cuello y calcetines. Tenían antecedentes por delitos de robo con fuerza en las localidades de Oviedo, Pola de Siero y Avilés.