«En Siria hay una mini-guerra mundial»

El director de contenidos de la Semana Negra, Ángel de la Calle, con el autor gallego Tomás Bárbulo. :: CAROLINA SANTOS/
El director de contenidos de la Semana Negra, Ángel de la Calle, con el autor gallego Tomás Bárbulo. :: CAROLINA SANTOS

El autor coruñés lanza 'Vírgenes y verdugos', un libro que se centra en el Estado Islámico desde una perspectiva feminista

KAY LEVIN

El escritor Tomás Bárbulo (A Coruña, 1958) presentó estos días en la Semana Negra de Gijón su nueva obra, 'Vírgenes y verdugos', un thriller sobre las mujeres en el territorio del Estado Islámico y las prácticas del terrorismo yihadista en una zona «plagada de intereses de las principales potencias mundiales», asegura. Una novela que continúa en parte la trama protagonizada por el personaje de El Saharaui en 'La asamblea de los muertos' y que, anuncia, tendrá todavía continuación.

-La novela anterior transcurría en Marruecos, ahora Siria, ¿por qué?

-Me atrajo el tema sirio no solo por el Estado Islámico (EI), sino porque en esa zona de Oriente Próximo se está librando una especie de pequeña guerra mundial, con todas las grandes potencias implicadas. Es un thriller que transcurre en el corazón del conflicto en Siria, donde se desarrollan tres líneas argumentales en paralelo: una enfermera española que se incorpora al Estado Islámico introducida por los servicios secretos occidentales para localizar y eliminar a un líder terrorista; una chica que va a reunirse con su prometido; y un hermano de la primera que es traficante de droga en Ceuta. Y luego El Saharaui, el personaje que viene de la novela anterior y trabaja en conseguir financiación para los yihadistas.

«Por cómo se cuentan las cosas, la novela negra es lo más próximo que hay al periodismo»

-¿Qué diferencia principalmente a la trama de ésta?

-Se centra en el papel de las mujeres en el Estado Islámico, en hilos que suceden en la capital del califato yihadista, Raqqa. Estuve dos años en un laborioso proceso para documentarme, contacté con miembros de la oposición al líder sirio Bashar Al Asad y con integrantes de su régimen, así como con familiares de sirios, pero luego diluí toda esa información para que no fuera pesada al lector. Es un libro feminista por el gran peso de las mujeres, ya que trata en profundidad los puntos de vista de ellas desde diferentes perspectivas. Aparecen también las esclavas sexuales de los terroristas, las yazidíes que secuestraron.

-Usted es además periodista, ¿qué le lleva al suspense?

-Este tipo de argumentos que desarrollo en mis libros tiene mucho que ver con la profesión periodística. En el oficio se conocen todo tipo de gentes, famosos y desconocidos que viven en los márgenes de la sociedad, pero en los medios se cuenta una mínima parte, la punta del iceberg. Yo quería darle salida a todo el iceberg. La forma de literatura más próxima al periodismo es la novela negra, el thriller, por la manera en que se cuentan las cosas capturando la atención del lector. No necesita grandes adjetivos, sino una narración que se centre en lo importante. En este caso, el de 'Vírgenes y verdugos', las cosas que se cuentan son ciertas; es ficción, claro, pero está dentro de lo verosímil, como podrá comprobar el lector.

-¿Cómo continuará la saga en el futuro?

-Ahora mismo estoy en el proceso de crear la secuela a esta novela, es un trabajo que tengo que terminar todavía. Se ambientará también en Oriente Próximo, aún no puedo concretar en qué zonas exactamente, y volverá a tener entre sus protagonistas al personaje de El Saharaui y a carácteres españoles para continuar sus historias.

Temas

Gijón