«Aquí estoy a mi temperatura ideal»

El actor Roberto Álvarez extiende los brazos y disfruta de la brisa marina en la playa de Poniente./CAROLINA SANTOS
El actor Roberto Álvarez extiende los brazos y disfruta de la brisa marina en la playa de Poniente. / CAROLINA SANTOS

El descanso del actor de 'Servir y proteger' acaba antes de los Fuegos porque «las series diarias no paran por vacaciones»

JESSICA M. PUGAGIJÓN.

Roberto Álvarez (Gijón, 1956) descansa unos días en la tierra que le vio nacer, a la que se escapa con la familia siempre que el trabajo le da tregua. Hizo lo mismo hace un año, pero con muchos más nervios. La ocasión lo merecía: era el pregonero de la Semana Grande, algo que sigue viendo «como si hubiera escalado el Everest. Lo dije en el discurso, que me podía caer del balcón en ese mismo instante porque ya había alcanzado la cima», recuerda el actor, que actualmente da vida a Antonio Torres en 'Servir y proteger', la serie de la sobremesa de La 1 de Televisión Española.

Ahora que ha pasado un año y que su testigo lo recogió Saúl Craviotto, Álvarez recuerda su experiencia como «impresionante y emocionante» y, para no olvidarla jamás, guarda muchas fotos y momentos muy bonitos, como ver llena hasta la bandera la plaza Mayor. «Fui excesivamente efusivo, podía haberlo controlado todo un poco más», explica Álvarez, desmintiendo el mito de que a los actores se les dé bien por norma hablar en público: «Ensayamos y dominamos la técnica de la improvisación, pero a partir de ahí somos tan tímidos como cualquiera. Ah, y tampoco todos somos buenos contadores de chistes», asegura. Aunque él ya puede ir acostumbrándose a eso de preparar discursos y recitarlos, porque además de la Semana Grande, pregonó una feria de quesos. «Y me llamó Juan Ramón Lucas hace unos días para pregonar un festival de la sidra el 14 de septiembre en el oriente», adelanta, «vamos, que soy don pregonero».

«Asturias tiene de todo: teatro música, ópera... Solo falta que despierte el sector audiovisual»

La buena comida, el cariño de la gente, la temperatura agradable, la fiesta y el sinfín de actividades que ofrece la región son, para el actor, los motivos por los que Asturias se diferencia del resto de lugares y por los que el turismo no deja de subir. «Hay que estar en Madrid y tener que coger una moto con 44 grados para saber lo que es el calor. Yo vengo a Gijón y disfruto, mis genes se reorganizan porque estoy a mi temperatura ideal», bromea, al tiempo que asegura que esta ciudad «es la que más marcha tiene de toda España». Y no solo eso. «En Avilés se estrenan muchos de los grandes espectáculos de teatro de este país, títulos que, además, luego vuelven a Gijón y Oviedo. Sin ir más lejos, Zebra Producciones, en la que estoy metido, estrenará este año 'La Strada', de Mario Gas, protagonizada por Verónica Echegui y Fernando Cayo», anuncia, y continúa: «En Oviedo hay una temporada de ópera grandiosa y en Gijón, infinidad de conciertos y festival de cine».

Solo hay una cosa que echa de menos aquí. «Que despierte el mundo audiovisual. Alguien no cree en ello y es una pena porque podría generar trabajo». Él vuelve al rodaje este martes porque «las series diarias no descansan por vacaciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos