«Testón era un gran humanista, buen pintor y buen poeta»

«Testón era un gran humanista, buen pintor y buen poeta»
Los 'extremófilos' de Gesto, junto a un óleo de Cecilio. / P. UCHA

Una veintena de compañeros, artistas 'extremófilos' como él, rinden homenaje póstumo a Cecilio con una muestra colectiva

JOSÉ LUIS RUIZ

Quienes le conocían no dudan en definirle como una persona humilde pero «con una cultura enciclopédica». De hecho, «hablaba latín y griego con fluidez». Un artista que utilizaba la línea curva porque el universo es curvo. «Hay un cierto parecido entre Kandinsky y Cecilio, por la sinestesia. Kandinsky tenía cerebro sinestésico, y la música y la pintura están muy asociadas. Cecilio escuchaba a Bach: 'Las variaciones', 'La Pasión según San Mateo'. Pues Bach es envolvente, totalmente. Él era creyente y yo todo lo contrario, por eso teníamos afinidad, y por eso puse por título a la muestra 'Hacia Cecilio'. Que viene del misticismo sufí, los dervishes giróvagos: con Cecilio, en Cecilio y hacia Cecilio. Pero como era demasiado largo lo dejé en 'hacia' como un brindis donde quiera que esté». Así explicó Emilio Amor, poeta, pintor y organizador de la muestra el sentido del homenaje.

Hasta el 26 de marzo, el Centro Municipal Pumarín-Gijón Sur acoge esta cita con Cecilio Fernández Testón, artista nacido en Panes y fallecido en Gijón en 2017. Una exposición que recoge obras de una veintena de artistas 'extremófilos' y compañeros suyos en la Sociedad Cultural Gesto.

Calificados a sí mismos como 'extremófilos', porque al igual que este tipo de animales, estos artistas consideran que sobreviven en condiciones totalmente adversas. «En la época en que adoptamos este nombre, hace cinco o seis años, habían cerrado unas cuantas galerías en Gijón, además se llevaban unos porcentajes altísimos y encima no vendías un cuadro. Así que decidimos utilizar alternativas fuera del contexto comercial, en espacios públicos. Nuestra finalidad era más darnos a conocer que vender», aclaró Amor.

Curvatura del espacio tiempo

La exposición recoge una docena de obras de Testón y varias de otros compañeros. «Todo va relacionado con Cecilio son obras que representan la dualidad del cielo y el infierno, las figuras dolientes que simulan un cerebro. Los objetos encontrados de Nani Kulasky, que hace maravillas surrealistas. Y las espirales que van representando la curvatura del espacio tiempo que tanto le interesaba a Cecilio», enumeró.

Entre los muchos artistas presentes estuvo Mariví Pérez Santos, compañera de Testón, quien no quiso dejar de recordarle. «Era un gran trabajador que ayudaba a todo el que se lo pedía. Este fue su último dibujo. Realizado a plumilla, representa a un monje tocando la campana del monasterio de San Pedro de Cardeña, donde estuvimos y del que organizó la bilbioteca», explicó.