«Hace mucho tiempo que no se da voz al socio y es quien debe estar a gusto»

Juan Peón Tamargo, en el Club Tenis Gijón. / ARNALDO GARCÍA
Juan Peón Tamargo, en el Club Tenis Gijón. / ARNALDO GARCÍA

«Hay un choque cultural enorme entre la gestión que venimos arrastrando en los últimos años y la que puede aportar una directiva joven»

DANI BUSTOGIJÓN.

Superados «holgadamente» los cien avales -se necesitan 189 para presentarse como candidato a la presidencia del Club Tenis Gijón-, Juan Peón Tamargo (Gijón, 1975) afirma que vive unos días muy intensos. Su teléfono móvil no deja de sonar y al mismo tiempo trata de compaginar su trabajo en EdP con la necesidad de ultimar los detalles de una campaña electoral que llevará a las urnas a los socios del club el 24 de octubre.

-¿Qué es lo que le motivó a presentarse como candidato para presidir el Club Tenis Gijón?

-No tenía ninguna intención de presentarme, pero decidí hacerlo porque estaba muy contento con el presidente que teníamos anteriormente -Marcos Antuña-. Es compañero de trabajo y sé de su valía. Cuando él presentó su dimisión, vi que pasaban los días y que nadie más se presentaba -aparte de Tito Cueto-Felgueroso-. Apelando a la responsabilidad y por una cuestión de valores, decidí dar el paso. Creo que se pueden hacer las cosas muchísimo mejor. Creo que es necesario que haya competencia y que el club se beneficie de una gestión que aporte valor para una nueva etapa.

-¿Empezar la campaña más tarde supone una desventaja?

-Lo socios tienen que saber que una candidatura, aunque sea presentada más tarde, no tiene por qué ser discriminada, todavía puede ser avalada aunque se hayan comprometido con otra previamente.

-Según su programa electoral, uno de los grandes retos será gestionar los terrenos del Cañaveral.

-Ese contrato de financiación tiene unas condiciones de usura, en cuanto a interés y cancelación. Para cancelarlo igual tenemos que pagar cerca del millón y medio de euros... Así que, para tratar de desatascarlo, tendremos que sentarnos la parte jurídica y la parte financiera, y tendremos que ver, con una entidad bancaria, qué alternativas nos dan. Y a partir de ahí, hablar con la propiedad y ver si tenemos una salida amistosa.

-¿Qué cambios propone para el club?

-Hay muchísimas cosas que se pueden hacer mejor. En las instalaciones actuales, es necesario adaptarlas a la accesibilidad, corregir el interior del edificio principal, rediseñar sus espacios, y poner en norma la habitabilidad de este edificio. En cuanto a las instalaciones deportivas, habrá que poner lonas que cubran las pistas de tierra batida y buscar solución a las pistas duras, en las que entrenan los niños, porque cuando llueve se tienen que desplazar hasta la Feria de Muestras.

-Usted estuvo sancionado seis meses por el club. ¿Eso ha quedado atrás?

-Eso fue a raíz de un deficiente servicio prestado por el personal de la cafetería. Pero es un tema pasado y no tiene ya sentido ni interés para el socio. Cuando veo que algo está mal, soy una persona que trato de combatirlo para evitar que le pase después a alguien más.

-Estos días ha hecho hincapié en la importancia de «las personas».

-Los socios tienen que estar a gusto. Tienen que ver que el club se renueva. Hace tiempo que no se da voz al socio. Las personas son los verdaderos embajadores de la entidad. Echo en falta que se lleve tanto tiempo sin hacer una encuesta de opinión.

-¿Qué modelos de gestión empresarial se podrían aplicar al club?

-Me gustaría que este fuese el club deportivo de España con la mejor experiencia de usuario. Tengo un montón de ideas y muchas ganas de demostrar que las cosas se pueden hacer de otra manera. Hay un choque cultural enorme entre el formato de gestión que venimos arrastrando en los últimos años y el que puede aportar una directiva joven. Sin ningún tipo de condicionante. Quiero dar mi experiencia de éxito en las tiendas de EdP, pensando por y para el cliente. La expectativa de servicio tiene que ser excelente, y hay que hacer que las personas se sientan como en casa. Y eso hay que entrenarlo también con los empleados del club.