Una treintena de asociaciones ven peligrar su actividad por la prórroga presupuestaria

Una treintena de asociaciones ven peligrar su actividad por la prórroga presupuestaria
Actividad deportiva en Poniente por el XV aniversario de Abierto hasta el Amanecer, celebrado en 2012. / JOAQUÍN PAÑEDA

La Fundación Municipal de Servicios Sociales deberá reasignar fondos en su junta rectora sin posibilidad de mantener las dotaciones actuales

PABLO SUÁREZ

En torno a una treintena de asociaciones y entidades continúan pendientes de clarificar las subvenciones que percibirán por parte del Ayuntamiento de Gijón. La nueva prórroga presupuestaria ha forzado al Consistorio a replantear la renovación de algunos convenios, y haya abierto la posibilidad de renegociar unas cifras que, de mantenerse como en 2018, resultarían inabarcables. Entretanto, otros 28 convenios que ya iniciaron el año pasado sin dotación tendrán este año más difícil si cabe la posibilidad de percibir fondo alguno.

Con unas elecciones municipales en mayo, la próxima junta rectora de la Fundación de Servicios Sociales se anticipa clave para dirimir el futuro de un buen número iniciativas y entidades del tejido social gijonés. Esta sesión, de la que deberán salir los convenios modificados y definitivos de cara a ser aprobados por el Pleno, supondrá un auténtico quebradero de cabeza para los encargados de cuadrar números. Aun así, podría ser mucho peor. La Fundación CTIC, que hace un año logró que el decreto de prórroga incluyese los 200.000 euros de su convenio con el Ayuntamiento para el fomento de las vocaciones científicas y técnicas entre los jóvenes del concejo, ha renunciado este curso a la aportación. «No ha sido por diferencias con el Ayuntamiento sino porque la complejidad burocrática y administrativa de los trámites no nos compensaba», aclara su director, Pablo Priesca.

En el polo opuesto a esta fundación se encuentra otra de las asociaciones históricas de la ciudad. Abierto hasta el Amanecer, que el año pasado percibió unos 142.000 euros de las arcas municipales, ve peligrar su supervivencia si finalmente el convenio no sigue adelante. «Estos primeros meses los vamos a afrontar con nuestras reservas, pero si no conseguimos esa subvención nos va a resultar imposible continuar con nuestra actividad», alerta su vicepresidente, Carmen Fernández, quien teme que esta incertidumbre se alargue hasta que la concesión de la ayuda tenga que volver a ser negociada con un nuevo equipo de gobierno. «No podemos esperar a las elecciones. Desde Foro nos dicen que lo dejarán cerrado antes de marcharse. Esperemos que así sea», urgen quienes consideran de sobra justificada la aportación anual. «Nuestra asociación registra una participación que continúa subiendo durante los últimos años. Nuestra trayectoria da buena cuenta de que sabemos gestionar esos fondos», considera Fernández.

En situación similar se encuentra el Sanatorio Marítimo, el cual, en caso de que sus convenios no fuesen finalmente aprobados, debería replantearse tanto el campamento juvenil para personas con necesidades especiales como la actividad de ocio vacacional para usuarios sin referentes familiares. «De momento, no nos urge este dinero, ya que estas actividades se realizan en junio y agosto. No obstante, percibir estas cantidades es necesario para desarrollar ambos proyectos. Estamos dispuestos a negociar una reducción de la ayuda, pero la aportación es fundamental», afirma el director técnico del centro, Santiago Ablanedo.

Situación «menos urgente»

Cruz Roja es otra de las entidades afectadas por la prórroga, aunque su realidad es menos urgente. «Es posible que se ponga fin a nuestros convenios. Es una pena, pero nuestra economía es buena y la situación no es ni mucho menos alarmante», comenta su director, Tino Vaquero. En su caso, hasta tres actividades (infancia, inmigrantes y mayores) contaban con aportación municipal. La primera, enfocada a la compra de productos básicos para la primera infancia, ya ha sido anulada. Las otras dos restantes, un piso de acogida para inmigrantes donde se les asesora para su correcta integración y un servicio dirigido al ocio y tiempo libre de las personas mayores, tendrán muy complicado mantener las aportaciones actuales, cuyo total alcanza los 57.000 euros.

En el Banco de Alimentos continúan por el momento analizando la situación actual de cara a formular una opinión concreta al respecto. Pese a que en un principio el Ayuntamiento había presupuestado una aportación de 60.000 euros, la realidad es que la cantidad ingresada por la asociación es, por acuerdo mutuo de ambas partes, de 20.000 euros. «Son importantes para desarrollar nuestra actividad, aunque está claro que no lo necesitamos tanto como otras entidades de la lista», afirma María Velasco, una de las responsables.

Los meses de febrero y marzo serán claves a la hora de dirimir las aportaciones que finalmente se compromete a efectuar el Ayuntamiento. Se trata de la recta final del mandato de Foro y este llega con una abundante cartera de asociaciones cuya continuidad depende de estos fondos.