Un año y tres meses de prisión por arrollar a un motorista en Somió

Cruce de Dionisio Cifuentes con la carretera Piles donde se produjo el accidente en octubre de 2015. / PALOMA UCHA
Cruce de Dionisio Cifuentes con la carretera Piles donde se produjo el accidente en octubre de 2015. / PALOMA UCHA

«La conductora actuó con desatención a los más elementales deberes objetivos de cuidado al incorporarse a la carretera Piles-Infanzón»

OLAYA SUÁREZ

La conductora de un turismo que colisionó contra una motocicleta en Somió ha sido condenada a un año y tres meses de cárcel como autora de un delito de lesiones por imprudencia. La magistrada considera en la sentencia que «la acusada incurrió claramente en una conducta imprudente con clara desatención a las normas reguladoras de la circulación y hacerlo en las circunstancias descritas constituye una desatención a los más elementales deberes objetivos de cuidado».

El accidente tuvo lugar el 13 de octubre de 2015 cuando el coche de la procesada se incorporó a la carretera Piles-Infanzón por la que circulaba el motorista, de 18 años. Como consecuencia del brutal impacto, el joven sufrió graves lesiones, entre ellas la pérdida de un riñón y de la visión de un ojo. Tardó en curarse 335 días, de los cuales 52 estuvo hospitalizado.

Durante el juicio celebrado la semana pasada en el Penal 3 de Gijón, y a la vista de las pruebas practicadas, la fiscalía elevó la pena solicitada inicialmente, de siete meses de retirada de carné y una multa de 1.200 euros, a otra muy superior: dos años de prisión y la pérdida del derecho a conducir otros dos. La acusación particular, ejercida por la abogada Silvia Garrido, solicitaba para la mujer una condena de dos años de cárcel.

Para la investigación del siniestro se desplazaron desde Madrid los agentes del Equipo de Reconstrucción de Accidentes (ERAT) de la Guardia Civil, el mismo que intervino tras el accidente del autobús en Avilés en el que murieron cinco pasajeros. Dos de sus miembros declararon en el juicio y explicaron que «la señal de stop que afectaba al turismo fue el motivo de que ocurriese el accidente», confirmaron que la motocicleta tenía su potencia reducida y defendieron que la visibilidad del vehículo alcanzaba los 76 metros.