Urbanismo da un máximo de tres meses para empezar la obra de la residencia universitaria

Recreación de los patios interiores de la futura residencia, según el diseño presentado por la empresa concesionaria. /  RYA
Recreación de los patios interiores de la futura residencia, según el diseño presentado por la empresa concesionaria. / RYA

Valida el cronograma que ha presentado la empresa, que promete rebajar el plazo de ejecución para tener acabado el edificio en octubre de 2020

IVÁN VILLARGIJÓN.

Los servicios técnicos de Urbanismo han dados por válidas las justificaciones dadas por la empresa Rya para haber retrasado el inicio de las obras de construcción de la futura residencia universitaria, así como los documentos en los que la concesionaria de este proyecto promete que está en condiciones de cumplir con el plazo límite para la entrada en servicio de este equipamiento, fijado por contrato para el 3 de octubre de 2020, esto es, en trece meses y medio. Un certificado suscrito por el director de ejecución de la obra garantiza que el edificio estará listo para esa fecha, pese a que para ello es necesario acelerar los trabajos con respecto al último cronograma pactado entre ambas partes, que ya suponía un acortamiento de los plazos originales. En el nuevo, se pasa de los 18 meses del último acuerdo a 12.

El Ayuntamiento cree que con la documentación presentada ha quedado «certificado» el cumplimiento de los trabajos comprometidos y dentro del tiempo acordado, por lo que permite que el contrato con Rya Residencias siga adelante, si bien da un máximo de tres meses para empezar a levantar el edificio. «Esta es la última prórroga que le concedemos a la empresa, durante la cual está obligada a comenzar las obras para tener listo el edificio el 3 de octubre de 2020. No habrá más prórrogas», advirtió el concejal de Desarrollo Urbanístico, José Luis Fernández. La concesionaria había pedido que la prórroga para iniciar los trabajos fuera de seis meses. Responsables del proyecto aseguraron a EL COMERCIO que el cumplimiento de los plazos de entrega es perfectamente viable, pese a que cuando se adjudicó el contrato se hablaba de un periodo de 36 meses para tener listo el equipamiento. Esto es, el triple del tiempo de obra que se plantea ahora, si bien en ese cómputo se incluían las tareas de búsqueda de financiación en las que la empresa sigue trabajando. Que la construcción vaya más o menos ágil, apuntan, es cuestión de cuántos medios se le pongan, pues dado que el proyecto consta de cuatro bloques independientes que luego se unirían entre sí a través de un corredor central, se puede trabajar en paralelo en cada uno de ellos, en lugar de hacerlos de manera sucesiva.

«Tal como está pensado el proyecto, nos permite poner a mucha gente a levantarlo a la vez», señalan fuentes ligadas a esta actuación, que consideran que un edificio como el concebido para el campus por el arquitecto Martín Lejarraga es «de rápida ejecución». A ello ayuda, por ejemplo, que apenas haya que trabajar en la excavación de sótanos y la propia disponibilidad de 25.000 metros cuadrados de parcela, que facilita la labor de acopio de materiales. «Hablamos de un terreno extendido y en el que tampoco necesitamos ocupar la vía pública, no de una obra entre medianeras en el centro de Gijón».

Ciudadanos lo ve «un error»

Después de que el Ayuntamiento hiciera pública la concesión de la prórroga para el inicio de las obras, el concejal de Ciudadanos Rubén Pérez anunció que su grupo municipal solicitará acceder al expediente del proyecto «para comprobar el nuevo cronograma y poder realizar un seguimiento adecuado de las obras mismas». El edil consideró «un error darles esta tercera prórroga después de más de tres años en los que no se ha hecho nada» y manifestó «serias dudas de que realmente la empresa vaya a cumplir». Añadió que la decisión de Urbanismo «es una huida hacia adelante a falta de apostar por la única alternativa viable, que es hacer la residencia en la Universidad Laboral, lo que dependería de la voluntad del Gobierno del Principado, que no parece muy preocupado por el futuro del campus gijones».