Usuarios de la playa de San Lorenzo, en Gijon, localizan una banda de ladrones y logran su detención

Arriba, agentes de la Policía Local y la Policía Nacional, durante la intervención en San Lorenzo. A la izquierda, detención del joven. / DAMIÁN ARIENZA
Arriba, agentes de la Policía Local y la Policía Nacional, durante la intervención en San Lorenzo. A la izquierda, detención del joven. / DAMIÁN ARIENZA

El joven actuó con otros compinches que, al verse descubiertos, echaron a correr descalzos por el paseo del Muro

O. SUÁREZGIJÓN.

La playa de San Lorenzo fue escenario en la tarde de ayer de un amplio despliegue policial para detener a un joven al que los usuarios del arenal sorprendieron mientras, presuntamente, robaba una mochila. El incidente tuvo lugar a la altura de la escalera 10 pasadas las seis, durante una tarde de sol con la playa abarrotada.

Varios testigos del hurto retuvieron al joven hasta la llegada al lugar de numerosos agentes de la Policía Local y de la Policía Nacional. El individuo intentó huir antes de que se personasen las fuerzas de seguridad, pero los presentes se lo impidieron. Y eso pese a que el joven se mostraba violento con intención de conseguir liberarse y evitar así ser arrestado.

En un cacheo superficial, le fueron localizados varios teléfonos móviles y otros efectos de los que no pudo dar explicación de su procedencia. Fue detenido y trasladado a los calabozos de la Comisaría de la Policía Nacional a la espera de pasar a disposición del juzgado de guardia. Se investiga si el mismo individuo pudiera estar involucrado en otros actos delictivos ocurridos en los últimos días.

Al parecer, el joven, de origen rumano, no habría actuado solo. Los usuarios de San Lorenzo lo vieron acompañado de al menos otros cuatro chicos que habrían actuado como compinches pero que lograron escapar antes de que los testigos los pudieran retener.

Levantaron sospechas

Sin embargo, sus colaboradores dejaron sus pertenencias abandonadas en la playa. Salieron corriendo por el paseo del Muro descalzos y en bañador, cruzando la calle para ocultarse. «Estaban caminando entre la gente, vigilando las pertenencias y cuando vieron que había unas toallas solas, cogieron una mochila y echaron a correr», relata un bañista.

El grupo de jóvenes no llevaba ropa de baño, lo que levantó las sospechas entre los usuarios. «Ya los vi los últimos días merodeando, aprovechan que hay mucha gente para pasar desapercibidos y cuando ven una mochila o una bolsa sola, se la llevan», añade el testigo. La Policía recomienda no perder de vista las pertenencias en los espacios públicos.