El valor de los bienes del Ayuntamiento se incrementó en 11,8 millones el último año

La piscina de Panchano, antes de su cierre en 2009. El espacio que ocupaba dejó de ser propiedad municipal en 2018, por permuta. / E. C.
La piscina de Panchano, antes de su cierre en 2009. El espacio que ocupaba dejó de ser propiedad municipal en 2018, por permuta. / E. C.

Entre las altas destacan la renovación de Marqués de San Esteban y las sedes vecinales de Veriña y Somió, y entre las bajas la piscina de Panchano

I. VILLAR / M. MORO GIJÓN.

Al cierre de 2018 los bienes propiedad del Ayuntamiento tenían un valor de 1.030 millones de euros, según recoge la última actualización del inventario municipal que mañana será presentada en la comisión de Hacienda. Esta cifra supone un incremento de 11,8 millones con respecto al año anterior, en el que por primera vez se habían superado los mil millones de euros. El 90,9% de este valor corresponde a bienes inmuebles -edificios, instalaciones, calles y espacios públicos-, que suman 937,9 millones, 10,8 millones más que al cierre de 2017.

A lo largo del último ejercicio se registraron altas de nuevos bienes por un valor de 3,6 millones de euros. Destacan las nuevas sedes vecinales de Somió y Veriña, cuantificadas respectivamente en 395.000 y 309.683 euros y cuyo uso ha sido cedido a las asociaciones de vecinos de ambas parroquias. También un camión multisocorro para el servicio de bomberos, valorado en 392.645 euros. La reformada medianera entre la carretera Vizcaína y la avenida de Portugal consta en el inventario con un valor de 165.774 euros, mientras que por el ensanche y pavimentación de caminos en La Pedrera y Cabueñes se han contabilizado sendas altas por 220.933 y 411.383 euros, respectivamente.

En el apartado de mobiliario constan con 212.355 euros las nuevas estanterías rodantes del gran archivo subterráneo construido bajo la calle Tomás y Valiente como parte de la rehabilitación de la antigua Escuela de Comercio. Para el mismo inmueble constan desde unas cortinas de 13.597 euros a los elementos de señalización, tasados en 10.067 euros. Ya en el epígrafe de semovientes aparecen diferentes especies de gallos por 2.270 euros.

Las bajas en el inventario se limitan a 1,8 millones de euros, de los que 1,6 corresponden a dos propiedades concretas. La primera, los terrenos junto al Intra que habían sido cedidos en 2010 al Ayuntamiento para la construcción de la residencia de estudiantes, valorados en 927.213 euros y que el año pasado fueron devueltos a su titular -el proyecto actual plantea como ubicación otra parcela diferente junto a Marina Civil-. La segunda, el local que ocupaba la antigua piscina de Panchano, tasado en 708.464 y que en 2018 fue objeto de una permuta -a cambio, pasó a propiedad municipal una finca en Pumarín-. Entre los animales se descontaron, entre otros, un centenar de gorriones, noventa periquitos y veinticinco agapornis.

Variaciones

Pero no han sido altas ni bajas de bienes lo que más impacto ha tenido sobre el inventario, sino el cambio de valor de bienes preexistentes, que ha elevado el total en 10,1 millones. La remodelación de Marqués de San Esteban, por ejemplo, ha supuesto una variación al alza de 1.087.487 euros y la reforma integral de la pista polideportiva de La Serena ha incrementado su tasación, incluidos los juegos infantiles, en 579.200 euros. Las obras en el edificio de salvamento de la playa de Poniente han elevado su valor en 117.558 euros y los trabajos estructurales en las tribunas este y sur de El Molinón han sumado otros 81.085 euros. Hay notables incrementos por parcelas municipales procedentes de distintos proyectos de compensación ligados a nuevos desarrollos urbanísticos, como el del Peri de Santa Olaya (1.454.310 euros).

Aparte constan en el inventario otras altas sin cuantificación económica, como la cesión al Ayuntamiento de las pistas deportivas de la Laboral y de los patios de La Camocha.