Un vecino de Gijón, obligado a deshacerse de su ganado por una denuncia por mal olor

Luis Rodríguez tiene nueve animales y, tras tres décadas cuidando de ellos en deva, su finca será precintada mañana por la Policía

VÍCTOR TREVIÑO

Una denuncia por malos olores es la causante de que Luis Rodríguez, vecino de La Olla (Deva), haya tenido que buscar una solución inmediata para deshacerse de sus nueve cabezas de ganado: tres vacas y seis terneros. «Llevo aquí desde 1994, antes y estaba mi padre, y no puedo entender que ahora me pase esto», revela con incredulidad el ganadero. El motivo de la denuncia nace de los malos olores de «un tendejón en el que guardo el ganado y que colinda con otra finca», agrega. El pasado viernes se personó en su finca la Policía Local para advertirle de que mañana lunes sería precintada. «Ahora tengo que buscar una solución para los animales, quizá venderlos», explica.

Fue en el mes de abril cuando Luis Rodríguez supo de la denuncia. El Ayuntamiento de Gijón le exigía tener la licencia de actividad adecuada, sin embargo, Luis Rodríguez asegura que «no la tengo porque no es habitual para tan pocas cabezas de ganado como yo tengo».

«Es un atropello»

El ingeniero agrónomo Luis Brea es conocedor de este caso. Para él la respuesta del Ayuntamiento «es un atropello en toda regla» y lamenta que «se haya tomado esta decisión sin prácticamente estudiar el caso».

«¿Qué impacto pueden tener nueve animales en una finca que supera las tres hectáreas?», pregunta Brea, quien también apunta que Luis no supera el límite de establecido por el Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas (Raminp), «por lo que no necesita dicha licencia».

Ahora Luis Rodríguez espera una rectificación del Ayuntamiento para que el lunes no precinten el lugar. «Estamos muy dolidos por esta situación», concluye.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos