Los vecinos critican la apuesta por los adoquines

M. M.

Las asociaciones de vecinos más próximas a los Jardines de la Reina, las de Cimavilla y el centro, coinciden en su rechazo al uso de adoquines para renovar el pavimento de este emblemático espacio. Sergio Álvarez, presidente de la asociación Gigia del barrio alto, asegura que su colectivo «es contrario a cualquier actuación urbanística que no vaya acorde con el Plan Integral de Movilidad Sostenible y Segura (PIMSS). «No nos podemos creer como a día de hoy, después de todo el trabajo de muchos agentes y colectivos de la ciudad por elaborar un plan de movilidad, todavía se sigan trazando actuaciones al margen de éste. Una muestra más de que Gijón necesita transversalidad a la hora de tratar o actuar con cualquier proyecto que se quiera llevar a cabo», critica Álvarez.

«Mientras en Cimavilla hablamos de la eliminación del adoquinado para facilitar la accesibilidad ahí hablan de poner adoquinado portugués. Creemos que es un planteamiento al margen del modelo de ciudad que se pretende», remacha el dirigente vecinal.

Maite Martín, al frente de la asociación de vecinos Jovellanos, del centro, opina que «el carril bici parece que está bien pensado, pero no estamos de acuerdo en el empleo de adoquines para estas obras. Lo que ese lugar demanda son superficies antideslizantes bonitas, fáciles de limpiar y reemplazar porque es una zona de paso y muy utilizada por niños y gente mayor», remarca.

A favor del quiosco

Desde el Foro de la Movilidad, su presidente Manuel Cañete considera que «es una obra muy cuestionable» porque a su juicio no resolverá los problemas de movilidad en la zona si no se aborda también la eliminación del carril bici por la acera de Rodríguez San Pedro desde las 'Letronas' hasta la playa de Poniente.

Cañete considera, además, «lamentable» la decisión del Puerto de eliminar el quiosco de la zona. «Tiene mucha historia detrás. Debería permanecer en ese entorno después de las obras», defiende.