Los vecinos denuncian el mal estado del emisario de Aboño, que perdió 150 metros

Embarcación con los buzos que prospeccionaron en septiembre el emisario de Aboño vista desde El Musel. / E. C.
Embarcación con los buzos que prospeccionaron en septiembre el emisario de Aboño vista desde El Musel. / E. C.

Reclaman la convocatoria urgente del Consejo Sectorial de Medio Ambiente para conocer en detalle el estado de la infraestructura submarina

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El estudio sobre el estado del emisario submarino de Aboño, que vierte al Cantábrico las aguas residuales tratadas en la planta de La Reguerona, confirma el mal estado de la infraestructura y que ya fue denunciado hace dos años por David Alonso, concejal de Xixón Sí Puede. En esta ocasión fue la empresa Técnicas Submarinas, S. L., la que el pasado mes de agosto recibió el encargo por parte de la Empresa Municipal de Aguas (EMA), con un presupuesto de 5.500 euros. El resultado del análisis es que el emisario submarino, de dos kilómetros de longitud y ubicado a unos 30 metros de profundidad, ha perdido unos 150 metros de su tramo final en forma de 'T', donde además están ubicados los difusores que dispersan los cerca de 800 litros por segundo que recibe de la planta depuradora de La Reguerona. El emisario, consistente en un tubo de hormigón armado y una camisa de chapa, habría perdido también gran parte de la doble escollera que le protege de las malas condiciones de la mar.

Esta situación, adelantada por RPA, ha alarmado a la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAV), que aseguró ayer valorar la posibilidad de denunciar estas deficiencias, junto a la mala calidad del aire detectada por la estación de control de El Lauredal, tanto ante la Administración central como en la Comisión Europea. Otra medida anunciada por el colectivo vecinal es la solicitud inmediata de una reunión del «Consejo Sectorial de medio Ambiente de carácter urgente y extraordinario» por «los problemas estructurales que podría estar sufriendo» el emisario del oeste. Igualmente, solicitarán información «del estado actual de la depuradora de La Reguerona y de cómo se está gestionando el proceso de depuración de las aguas en dicha cuenca». El presidente de la FAV, Adrián Arias, aseguró que «esto solo viene a confirmar las sospechas que teníamos sobre el emisario. Estamos acostumbrados a que nos llamen alarmistas y exagerados, pero la verdad es que la realidad día a día nos da la razón».

Más información

Se baraja la posibilidad de que los daños causados al emisario submarino de Aboño sean debidos a las obras de ampliación del puerto de El Musel o a la fuerza de las cambiantes corrientes marinas. La primera posibilidad es defendida por el concejal David Alonso, quien puso en duda que la UTE encargada de las obras portuarias acometiera las medidas de protección del emisario a las que estaba obligada. Además, reclamó que la EMA haga público lo más rápido posible el estudio realizado por Técnicas Submarinas, S. L. para poder analizarlo en profundidad porque, en su opinión, «está claro que tenemos un problema y hay que afrontarlo».

Pero parece que para conocer dicho documento habrá que esperar. El director gerente de la EMA, Vidal Gago, confirmó a EL COMERCIO que, en virtud de un convenio firmado en 2005, «el informe sobre el estado del emisario será remitido a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico y al Principado de Asturias».

La construcción del emisario de Aboño se inició a finales de 2003, se prolongó durante un año y costó 18 millones de euros, después de que se aprobara un sobrecoste de 1,4 millones para prolongarlo 300 metros y evitar que afectara a la playa de Xivares. Hace dos años ya se constató que había perdido unos 40 metros de su tramo final y ahora ya se ha llegado a 150 metros, con varios difusores afectados.

Temas

Ema, Gijón

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos