Los vecinos de Nuevo Roces anuncian movilizaciones contra la edificación de torres

Asamblea informativa celebrada ayer en la sede vecinal. / PALOMA UCHA
Asamblea informativa celebrada ayer en la sede vecinal. / PALOMA UCHA

Reclaman «un tipo de construcción menos invasiva y más acorde con un entorno rural». Apelan a la implicación de todo el barrio incluidos comercios

M. MOROGIJÓN.

«Parece que quieren volver al modelo de edificación de los años setenta, que fue tan nefasto». Los vecinos de Nuevo Roces iniciarán una campaña de movilizaciones para expresar su rechazo a la construcción de torres en el barrio. Así lo acordaron ayer por la tarde los asistentes a la asamblea informativa celebrada en su sede, en la que Lorena García, presidenta de la asociación vecinal, se hizo eco del malestar y la preocupación que se han instalado entre los residentes desde ha ce una semana. El tiempo que ha transcurrido desde que supieron por el cartel de una promotora que ya está en marcha el proyecto para construir el primer edificio en altura del barrio junto a la nueva sede de la Federación Asturiana de Fútbol. Un bloque residencial con dos alturas diferenciadas, que alcanza en su parte más elevada las trece plantas.

Según explicó García, la decisión de protestar por el levantamiento de torres en un barrio en el que la altura media de los edificios oscila entre las cuatro y seis plantas está tomada y se buscará la máxima implicación de todo el vecindario, incluidos los comercios y locales de hostelería, para lograr ser escuchados por las administraciones implicadas. Durante las próximas semanas se definirán las medidas concretas de respuesta de las que por ahora se quiere avanzar lo menos posible para jugar «con el factor sorpresa».

La presidenta vecinal de Nuevo Roces asegura que cuenta con el apoyo para su campaña de movilizaciones con la Federación de Asociaciones de Vecinos de la Zona Urbana (FAV). «Quienes rechazamos que se construyan las cuatro torres proyectadas aquí hace una década reclamamos un tipo de construcción menos invasiva y más acorde al entorno rural en que nos encontramos», señaló. El lema de la campaña será 'torres, no'.

De todos los vecinos que acudieron a la asamblea informativa convocada por la directiva vecinal nadie se pronunció a favor del nuevo proyecto residencial.

El edificio que ha puesto en guardia a parte de los vecinos de Nuevo Roces se denomina comercialmente 'Insignia'. La promotora que lo impulsa prevé agotar toda la edificabilidad que le permite la modificación del plan especial introducida en 2008 por el Principado. Sin embargo, en lugar de subir en vertical hasta las 26 plantas (97,5 metros de altura) la empresa ha apostado por sustituir el diseño inicial de rascacielos por una pastilla en forma de 'L' que albergará casi un centenar de pisos libres en su interior (97). Por eso plantea una solución con dos alturas a cada extremo del bloque (13 y 4 plantas).