Los viajes del 'Fram', el buque más famoso de la investigación polar

El director del Oceanográfico, Javier Cristobo, y el físico y escritor, Javier Cacho, en la conferencia. /  E. C.
El director del Oceanográfico, Javier Cristobo, y el físico y escritor, Javier Cacho, en la conferencia. / E. C.

El científico Nansen se basó en la cáscara de una nuez para construir, por primera vez en la historia, un barco que «flotase encima del hielo»

CANDELA PICÓ GIJÓN.

Los viajes del 'Fram' marcaron un antes y un después en las exploraciones científicas de la Antártida y el Ártico. De hecho, con motivo de la Semana de la Ciencia, en la tarde de ayer, el científico, físico y escritor, Javier Cacho y el biólogo marino y director del Centro Oceanográfico, Javier Cristobo, impartieron una conferencia sobre el buque más famoso de la historia polar en el salón de actos del Acuario.

Construido por el científico Nansen para explorar el Ártico, tras varios estudios sobre las corrientes polares, Nansen tuvo que hacer frente a uno de los mayor problemas que se encontraban los que se aventuraban a descubrir el polo: el hielo. Como afirma Cacho «en aquella época el hielo era sinónimo de muerte».

Por ello, las peculiaridades de este barco han sido de gran inspiración para las naves futuras. Basado en la cáscara de una nuez, este famoso explorador consiguió que «por fín un barco flotase sobre el hielo».

Sin embargo, lo más importante del primer viaje realizado por el propio científico, entre 1893y 1896, fueron los grandes descubrimientos científicos que se consiguieron. «Fue la primera vez en donde se tomaron muestras marinas gracias a la creación de las botellas Nansen, algo que sirvió para la investigación de cientos de bacterias y microscopios marinos», aseguró Cristobo.

Tras el primer intento fallido de conquistar el Ártico, entre 1898 y 1902, Sverdrup realizó la segunda expedición. A pesar de no conseguir su objetivo, logró realizar la cartografía de gran parte de las islas polares.

Por último, el 'Fram' fue utilizado por Amundsen, entre los años 1910 a 1912 para explorar la Antártida. Como mencionó Cacho «a pesar de no ser un barco navegable, consiguió conquistar el Polo Sur por primera vez en 1911».

Hoy en día el buque más famoso de la historia, puede visitarse en el Museo del 'Fram', en Oslo.

 

Fotos

Vídeos