«Mi vida no se explica sin Cimavilla. Es parte de mí»

Carrizo, emocionado. / A. GARCÍA
Carrizo, emocionado. / A. GARCÍA

Manolo Carrizo no pudo aguantar las lágrimas al escuchar 'Pescadores' a ritmo de mariachi ante la Casona Jovellanos | La sorpresa de los hosteleros de Cimavilla tendrá continuidad, pues la familia promueve un busto en el barrio con la letra de la canción

PABLO SUÁREZ GIJÓN.

Los más de cien gijoneses que se acercaron ayer hasta la plaza de Jovellanos para rendir homenaje al cantante Manolo Carrizo, autor de una de las canciones más conocidas del repertorio gijonés como es 'Pescadores', fueron testigo de la emoción del que ya es uno de los clásicos de Cimavilla. «Es una sorpresa. Él no se lo espera y le va a emocionar mucho», advertía su hijo, Víctor Fernández, minutos antes de que la banda de mariachis encabezada por Monchy del Valle se arrancase por los acordes del popular tema, adaptado a ritmos de ranchera para la ocasión.

Dicho y hecho. Carrizo apenas consiguió reprimir las lágrimas una vez que reconoció su canción, aquella que nunca esperó que tuviera tal éxito. «'Pescadores' es un recuerdo de mi infancia. Yo me crié aquí y veía cómo los pescadores venían de la mar. A mí aquello me llegaba, pero nunca esperé que tuviera éxito. Cuando la presenté al Festival de la Costa Verde ni me la aceptaron», acertó a decir quien años más tarde, en su faceta de promotor consiguió traer la esencia de la 'movida' madrileña a la villa de Jovellanos. «Mi padre ha dado mucho por la cultura asturiana. Siempre fue un visionario», apuntó su primogénito.

«Le hizo mucho bien a la ciudad en una época en la que era necesario», coincidió el pintor Carlos Roces, uno de los integrantes de aquellas veladas en el pub que el homenajeado regentó en la calle Óscar Olavarría y donde durante los años 60 se dieron cita los principales nombres del ámbito cultural asturiano, caso del también pintor, Orlando Pelayo, o el actor José Suárez.

«Que lo vea materializado»

El homenaje que le brindaron ayer sus vecinos, sirvió como la antesala de uno de mayor escala y que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento. «Hemos formalizado los trámites para que Cimavilla cuente con un busto de nuestro padre, en el que vendrá escrita también la letra de 'Pescadores'», explicó Víctor Fernández, quien ha impulsado una recogida de firmas que ha terminado por convencer al Ayuntamiento para aprobar la iniciativa. «Queremos que nuestro padre lo pueda ver materializado», expresó con orgullo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos