Voladores con preaviso para los dueños de mascotas

Dos vecinos tiran voladores en las fiestas de Peón. / V. F.
Dos vecinos tiran voladores en las fiestas de Peón. / V. F.

Ceares repite esta práctica que ya puso en marcha el año pasado, después de que en 2017 una perra asustada por el ruido fuera atropellada Las fiestas de los barrios de Gijón empiezan a anunciar con antelación las horas de lanzamiento del material pirotécnico

I. VILLARGIJÓN.

Una docena de voladores el viernes a las 19.30 horas; otra a las 22; nueve cohetes el sábado a las diez de la mañana; seis a las cinco... Es el detallado programa de explosiones que se escucharán durante las fiestas de Santiago Apóstol en Ceares, que tendrán lugar en el parque de Los Pericones entre el viernes y el lunes. Es el segundo año en el que los organizadores informan con antelación de cuándo se producirán los lanzamientos y de cuántos voladores constará cada tirada, ante las crecientes quejas por el estrépito que generan. Protestas procedentes en su mayoría de propietarios de perros, que alertan del estrés que provoca en los animales un ruido habitual en las fiestas pero que en ocasiones les pilla de sorpresa. Muchos dueños de canes abogan por que se suprima el lanzamiento de pirotecnia sonora en este tipo de celebraciones, aunque otros agradecen que, al menos, se informe con antelación.

Hace dos años, precisamente coincidiendo con las fiestas de Ceares, Verónica Mejías sufrió la pérdida de su perra 'Linda'. La tarde del 21 de julio paseaba con ella por el parque de Los Pericones. «Tras oír un volador, se escapó corriendo. Con la mala suerte de ser atropellada por un coche. Si los fuegos artificiales hubieran sido sin sonido como los que hay en países como Italia, esto se podría haber evitado. Los voladores deberían eliminarse o poner un horario público para que los dueños sepamos que a esas horas no conviene soltar a nuestro amigo peludo», relataba en una petición dirigida al Ayuntamiento para que adoptara medidas para el uso de pirotecnia sin sonido o para obligar a anunciar con antelación los horarios de lanzamiento.

Su reclamación, que incluía el vallado de las zonas para perros para evitar que huyan cuando se asusten por el ruido, sumó en internet casi 1.500 firmas. Y fue el punto de partida para impulsar la Plataforma contra la Pirotecnia Sonora en Gijón.

En las fiestas de 2018, un año después, los organizadores ya anunciaron con antelación el día y hora a la que se lanzarían los voladores, indicando cuántos sonarían en cada ocasión. Práctica que ahora repiten recordando que tanto los horarios como el número de cohetes de cada tanda «son los que llevamos lanzando desde hace años» e indicando que «todos los que haya fuera de ese horario y situación (cerca del cementerio de Ceares) no estarán a cargo de esta comisión». Recuerdan además que «está prohibida la venta de petardos en las atracciones de feria».

El ejemplo ha cundido, y este año también se sumaron al preaviso los organizadores de las fiestas de Jove, celebradas en junio, que llegaron a estudiar la posibilidad de crear un grupo de WhatsApp «para alertar a todos los que tengan perro». Finalmente optaron por publicar los horarios de los voladores en las redes sociales. Ya durante las celebraciones se vieron obligados a lanzar avisos indicando que «los voladores que se están tirando en este momento no tienen que ver con la comisión».