La zona oeste alerta de un repunte del asma por la contaminación

La zona de La Calzada, ayer por la tarde. / E. C.
La zona de La Calzada, ayer por la tarde. / E. C.

Los niveles de calidad del aire volvieron a superar ayer los límites en cuatro estaciones y situaron a Gijón como la cuarta peor localidad del país

G. POMARADA GIJÓN.

El domingo amanecía en la zona oeste con «un ruido horroroso», presagio de otra jornada de niveles de contaminación elevados. «Me desperté hacia las seis de la mañana y oí el ruido del sínter de las industrias de Veriña. Soltar, suelta todas las noches, pero no siempre es tan descarado», cuenta Maribel Villalá, vecina de Jove. Las mediciones registradas a lo largo del día en cuatro de las siete estaciones de calidad del aire confirmaban las sospechas. El valor límite diario de PM10 para la protección de la salud humana, fijado por la normativa española en 50 microgramos por metro cúbico (µg/m³), se superó ayer en la avenida de la Argentina (62 µg/m³), Santa Bárbara (53 µg/m³) y la avenida de Castilla (62 µg/m³). En la estación móvil del Lauredal, por su parte, la calidad del aire se catalogaba como «muy mala». En cuanto a las partículas finas, las PM2,5 -medidas solo en tres estaciones- arrojaban valores superiores a los permitidos (25 µg/m³) en Santa Bárbara y la avenida de la Constitución. Gijón se situaba así durante el domingo en el cuarto puesto de las ciudades españolas con peor calidad del aire, según AirVisualEarth, plataforma que monitoriza la contaminación atmosférica de 8.000 estaciones internacionales en tiempo real.

«Los niveles son muy altos y este tiempo, con mucha calima y viento sur, no ayuda a la dispersión», apunta Miguel Puente, de la Plataforma contra la Contaminación de Gijón. «Consideramos importante que las administraciones hayan reconocido el problema, pero necesitamos medidas más contundentes. Queremos que afronten la situación y velen por nuestra salud», apunta.

Los problemas respiratorios, señala, han repuntado en los últimos días entre los vecinos de la zona oeste. «Mi nuera, que vive en La Calzada, tuvo un ataque de asma y lleva casi una semana de baja», indica Villalá. Otra vecina de Jove, Inés Prada, también tuvo que acudir con su hijo a urgencias por la misma afección. «Cuando nos quejamos de lo que sueltan las industrias nos dicen que es una avería, siempre tienen disculpas. Esperar a que llueva no es la solución», afirma Maribel.

En los mismos términos se expresaba ayer Podemos, que instaba al Principado a «dejar de mirar al cielo esperando la lluvia y tomar medidas para paliar la contaminación». La formación morada reclama «solicitar cuanto antes a las empresas más contaminantes que acuerden las inversiones necesarias para que los asturianos no tengamos que elegir entre salud y empleo».

 

Fotos

Vídeos