«Estaba por la zona, pero ni participé en la pelea ni vi lo que sucedió»

«Estaba por la zona, pero ni participé en la pelea ni vi lo que sucedió»
El joven Germán Fernández, un año después de la agresión. / P. UCHA

Jorge A., en prisión por la agresión al joven Germán Fernández, reitera ante el juez su inocencia y estudia volver a pedir la libertad provisional

P. SUÁREZ GIJÓN.

Jorge A., uno de los investigados que permanece en prisión provisional por la brutal agresión a Germán Fernández, volvió a negar ayer ante el juez haber participado en la pelea que provocó en este último lesiones neuronales de extrema gravedad. El acusado, que había pedido declarar de nuevo ante el juez a través de su abogada, sí reconoció que aquella fatídica noche de julio de 2017 se encontraba en la zona de fiesta ubicada en la calle Marqués de San Esteban, aunque negó tajantemente haber presenciado o intervenido en la agresión.

La declaración, que no supone ninguna novedad en la investigación de lo sucedido -el acusado ya había negado su participación en la pelea en anteriores ocasiones- llega apenas dos meses después de que otro de los jóvenes investigados, Rubén A., se autoinculpase como el autor del golpe que hizo que la víctima se cayese al suelo y se golpease violentamente la cabeza contra el asfalto. Tras aquella declaración, los abogados de los otros tres investigados que permanecen en prisión preventiva solicitaron al juez la libertad provisional de sus clientes. Una medida denegada por el propio magistrado, quien alegó que el hecho de que uno de los acusados confesase la autoría de lo ocurrido no eximía de responsabilidad al resto, en base a los datos recabados tras las investigaciones policiale y judiciales.

Ahora, una vez que Jorge A. ha vuelto a negar su vinculación con lo ocurrido, su defensa estudia volver a presentar la petición de libertad a la espera de juicio, el cual cobra carácter prioritario al existir encarcelamiento de algunos de los investigados. Dentro de este mismo caso, otros cuatro jóvenes se encuentran en libertad con cargos acusados de participar en el violento episodio.

«No fue una paliza»

Por su parte, la abuela de Rubén A., quien se autoinculpó como autor del puñetazo a Germán, denuncia a través de una carta el «tratamiento injusto» que se le está dispensando a su nieto, al cual califica como «deportista y buen estudiante». Respecto a los violentos hechos acontecidos aquella noche, asegura que el joven «se juntó con algunas personas con las que no debería haber estado» y propinó un puñetazo a la víctima «porque había bebido». Asegura que, pese a que son hechos reconocidos por el propio Rubén A., no justifican las «falsedades graves» que, dice, se han lanzado por parte de personas del entorno de Germán. «No le dieron ninguna paliza. Lo cierto es que se trató de un único puñetazo», afirma la mujer que insiste en la ausencia de antecedentes penales por parte de su nieto. «Somos una familia normal y él, sin duda, cumplirá con la pena que le sea impuesta por el juez», insiste, a la vez que insta a ser «justos» y basarse únicamente en los informes médicos prácticados durante la investigación de lo ocurrido y que forman parte de la causa.