Los datos personales de casi 3 millones de usuarios de Adobe, al descubierto

Los sistemas compañía propietaria de Photoshop y del lector de documentos pdf más usado han sido atacados. Creen que los atacantes no han obtenido tarjetas de crédito

EFEINNOVA+
Adobe es la propietaria de algunos de los programas profesionales 'creativos' más usados del mundo. Robert Giroux/
Adobe es la propietaria de algunos de los programas profesionales 'creativos' más usados del mundo. Robert Giroux

Adobe ha anunciado que sus servidores han sufrido un ataque informático y que los «crackers» han tenido acceso a información personal de 2,9 millones de clientes y al código fuente de algunos productos. En el catálogo de la compañía hay programas tan populares como Photoshop de retoque de imágenes, Premier montaje de vídeo, InDesign maquetación, Flash contenido multimedia en la web o Acrobat Reader lectura de documentos pdf.

La compañía tecnológica ha indicado en su blog oficial que se trata de «ataques sofisticados» y que los atacantes han tenido acceso a la identificación y contraseñas de los usuarios, así como a datos como sus nombres, números encriptados de tarjetas de crédito y débito o fecha de caducidad de las mismas.

«Por el momento, no creemos que los atacantes accedieran en nuestros sistemas a números desencriptados de las tarjetas de crédito y débito», ha matizado la compañía.

Adobe ha pedido disculpas y ha explicado que trabaja con socios externos y con los cuerpos de seguridad para solucionar el «incidente».

Como medida de precaución está borrando contraseñas de algunos clientes, a los que notificará del cambio a través de un correo electrónico y a los que aconseja que cambien sus datos en otros servicios de internet si usaban en ellos los mismos nombres de usuario y claves.

Además, está informando a los usuarios cuya información bancaria se ha visto comprometida sobre cómo tienen que actuar y ha pedido la colaboración de las entidades financieras para que contribuyan a proteger las cuentas de los clientes.

Este incidente se da pocos meses después de que Adobe cambiase de estrategia comercial, y apostase por la nube como principal fuente de distribución de sus programas, y a la suscripción como método de acceso a los mismos. Mientras que antes un usuario podía adquirir uno de sus programas sin necesidad de tener una cuenta y por tanto datos personales y bancarios en los servidores de la compañía, ahora cada vez son más.