El proeuropeo Vucic revalida su mayoría en las parlamentarias serbias

Aleksandar Vucic, primer ministro serbio./
Aleksandar Vucic, primer ministro serbio.

El Partido Progresista Serbio del primer ministro obtiene el 52% de los apoyos, según las encuestas a pie de urna

COLPISA / AFPbelgrado

El primer ministro proeuropeo Aleksandar Vucic ha logrado una amplia victoria este domingo en las legislativas anticipadas serbias con más de la mitad de los votos, de acuerdo con proyecciones del grupo independiente CESID.

El Partido Progresista (SNS, centroderecha) de Vucic logra un 52,6% de los votos frentre al 12,9% de los socialistas y el 7,4% del partido Radical de Vojislav Seselj, de extrema derecha.

Aleksandar Vucic, primer ministro desde hace dos años, convocó estas elecciones anticipadas -las terceras en cuatro años- explicando que necesitaba un mandato claro para proseguir con las reformas necesarias en el camino de Serbia a la adhesión al bloque europeo.

Estos resultados "son un apoyo importante a nuestra democracia, a nuestras reformas y a nuestra integración en Europa", ha señalado Vucic tras conocer los primeros resultados. "La gente no quiere volver al pasado", ha afirmado, repitiendo un mensaje emitido durante toda la campaña.

Pero sus opositores ven estas elecciones como un intento por consolidar su poder, y expresan preocupación por sus supuestas tendencias autoritarias.

Seselj, defensor de un acercamiento con Moscú, ha admitido este domingo que era "poco probable" su victoria.

El líder ultracionalista fue absuelto este mes por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) de nueve cargos por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en la guerra de la década de 1990 en los Balcanes.

Pese a la innegable presencia económica de Rusia en el país, la UE es el principal socio de Serbia. Pero Moscú transmite "la imagen de un socio fiable, de largo plazo, con el que Serbia puede contar", resume en su blog de la London School of Economics (LSE) el geopolitólogo Jaroslaw Wisniewski.

Rusia cosecha el resultado de posiciones diplomáticas populares, como la oposición a la entrada en la Unesco de Kosovo (que Belgrado no reconoce como Estado) o el veto a una resolución de la ONU que califica de genocidio la matanza de Srebrenica.

Este domingo Vucic prometió "preservar los vínculos tradicionales con todos los amigos del Este" y dijo que no habrá "ningún acuerdo" con la extrema derecha europea.

Hasta que Vucic emprendió su viraje hacia el europeismo, Seselj había sido su mentor.

Para Bojan Klacar, analista del Centro para las Elecciones Libres y la Democracia, la presencia de Seselj en la asamblea incluso podría servir a su antiguo discípulo, que la medida que proyecta una imagen de "pluralismo en Serbia".

"La entrada del SRS en el Parlamento no va a cambiar gran cosa", explica por su parte el politólogo Cvijetin Milivojevic.

La popularidad del gobierno va a depender de los resultados económicos. Vucic se comprometió a privatizar importantes sectores de la economía y a recortar las pensiones y algunos derechos de los funcionarios.

"Espero una victoria de quienes creen empleo, para permitir que nos quedemos aquí y no tener que partir a Europa en busca de una vida mejor", señala Edib Mahmutovic, un obrero de 40 años de Novi Pazar, capital de la región musulmana de Sandzak, en el sur del país.