El ciclón Idai deja al menos 732 muertos y casi tres millones de afectados en África

Fosas comunes donde han sido enterrados algunos de los muertos del ciclón Idai./EFE
Fosas comunes donde han sido enterrados algunos de los muertos del ciclón Idai. / EFE

El balance de víctimas en Mozambique se ha disparado de 293 a 417 | Unicef alerta de que hay «un millón de niños afectados» y el número va a aumentar

AGENCIASMadrid

Al menos 732 personas han muerto y cientos de miles han resultado afectadas a causa del devastador paso del ciclón 'Idai' por Mozambique, Zimbabue y Malaui, donde miles de hectáreas han quedado inundadas debido a una tormenta que ha arrasado casas, dañado gravemente infraestructuras y cortado las comunicaciones en toda la región.

Naciones Unidas y el Comité Internacional de la Cruz Roja se encuentran en máxima alerta ante la posibilidad de que se produzca un brote de cólera en alguno de estos tres países, cuyas autoridades temen que el número de fallecidos aumente en las próximas horas conforme retrocedan las aguas.

En Mozambique han sido confirmados, hasta este sábado, un total de 417 muertos, 1.400 heridos y 600.000 desplazados desde que el ciclón tocara tierra el pasado 14 de marzo cerca de la ciudad portuaria de Beira, lo que provocó el inmediato desbordamiento de los de los grandes ríos del país, el Buzi y el Pungue.

Unas 17.400 viviendas han quedado destruidas o dañadas, el número de hectáreas agrícolas arrasadas se sitúa en torno a las 385.000 y el número total de afectados ronda los 1,8 millones de personas.

En Zimbabue, donde el 'Idai' hizo acto de presencia dos días después, el número de muertos es, de momento, de 259. Otras 200 personas han resultado heridas. La mayor parte de las víctimas -dentro de un total de 250.000 afectados- han sido identificadas en las poblaciones de Chimanimani y Chipinge, que están prácticamente arrasadas.

Por último, en Malaui, el primer país donde el ciclón hizo acto de presencia, se tiene constancia de 56 muertos y 577 heridos. El número de desplazados es de aproximadamente 94.000 y hay unos 840.000 afectados.

El ciclón, a diferencia de Zimbabue y Mozambique, llegó a Malaui precedido de días de fortísimas tormentas que debilitaron el país antes de la llegada del fenómeno, que terminó de destruir las poblaciones de Chiwawa y Nsanje. A su marcha, las tormentas han proseguido y están rematando a la población.

EFE

«Millones de niños afectados»

El ciclón Idai ha dejado «un millón de niños afectados y los números van a aumentar mucho más», ha asegurado este sábado la directora ejecutiva del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef), Henrietta Fore, tras una visita al centro de Mozambique, la región más tocada por la catástrofe. «El mundo no puede pensar que es una crisis puntual», ha dicho Fore en una rueda de prensa en Maputo, la capital mozambiqueña, donde ha especificado que «existe una crisis de corto plazo, pero también una a largo plazo», para las que ha pedido inicialmente 30 millones de dólares.

Fore visitó los últimos dos días tanto Beira, una de las principales ciudades del país que ha quedado destruida casi en su totalidad, como el distrito de Búzi, en la provincia de Sofala. «Es una carrera contra el tiempo que todo el mundo tiene que conocer. Tenemos un millón de niños afectados y los números van a aumentar mucho más; es una catástrofe inminente«, avisó la responsable.

La directora ejecutiva del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef), Henrietta Fore (i).
La directora ejecutiva del Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef), Henrietta Fore (i). / EFE

Las labores siguen para encontrar supervivientes y proporcionar ayudas a los casi dos millones de afectados por el paso de Idai, que tocó tierra el pasado 14 de marzo en Mozambique y avanzó al vecino Zimbabue al día siguiente.

La directora de Unicef ha explicado que «el agua está estancada, lo que quiere decir que va a atraer a mosquitos y con ello, malaria», y que los afectados siguen necesitando comida, abrigo y agua limpia.

En Búzi, la situación es peor: «he ladeado el distrito por el río y había ciudades inmersas bajo ocho metros de agua. El agua está comenzando a bajar y esperamos que los residentes de Búzi hayan conseguido huir a nado a zonas seguras», ha indicado Fore, que ha añadido: «No conseguimos ver la ciudad; ni a nadie».

Además, la tragedia ha dejado niños separados de sus familias, que aún no han conseguido reencontrarse, por lo que este organismo está trabajando en ello.

Más información