Tiroteado en pleno mitin el candidato a una alcaldía de México

Enrique Hernández Salcedo. /
Enrique Hernández Salcedo.

Los sicarios hirieron a otras tres personas, entre ellas la esposa de Enrique Hernández

COLPISA / AFP MÉXICO

Un exlíder de un grupo de autodefensa y candidato a la alcaldía de Yurécuaro, una localidad del violento estado de Michoacán (oeste de México), ha sido asesinado este jueves a tiros cuando pronunciaba un discurso ante un grupo de vecinos de este pueblo, ha informado la fiscalía estatal.

Enrique Hernández, candidato por el flamante partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), realizaba "una actividad" en el centro de esa población cuando fue tiroteado desde "un vehículo en movimiento", hiriendo a otras tres personas, ha indicado la fiscalía en una breve nota informativa. Entre los heridos está la esposa del candidato, ha dicho bajo anonimato una fuente de la fiscalía estatal.

El asesinato del candidato cometido la noche de este jueves en Yurécuaro (de 30.000 habitantes y a 450 km de la capital mexicana) es el segundo de un candidato a una alcaldía de esa zona, una de las más afectadas por la violencia derivada del narcotráfico.

El 1° de mayo, en el estado de Guerrero (vecino de Michoacán), Ulises Fabián Quiroz, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), del presidente Enrique Peña Nieto, a la alcaldía del municipio de Chilapa, fue asesinado cuando regresaba a su casa tras un acto de campaña por un comando que le cerró el paso a su convoy, le obligaron a descender de su coche y le dispararon a quemarropa.

Chilapa fue tomado el fin de semana por unos 300 hombres armados que desarmaron durante tres días a la policía municipal con la intención de tomar la seguridad en sus manos ante la creciente ola de violencia.

El otro asesinato contra aspirantes a puestos de elección popular ocurrió en marzo, cuando una precandidata del izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) para la alcaldía de Ahuacuotzingo (Guerrero), un montañoso pueblo de 25.000 habitantes, fue secuestrada y asesinada, meses después de que su esposo corriera la misma suerte, y de la desaparición de su hijo en 2012.

El crimen del candidato, dijo la noche del jueves a Milenio TV el gobernador de Michoacán, Salvador Jara, marca "el primer foco rojo" en cuanto a las medidas de seguridad que deben ser tomadas de cara a las elecciones, y anunció que el viernes sostendrá una reunión con el gabinete de seguridad federal sobre el tema.

Violencia y más violencia

Enrique Hernández, fue el líder del grupo de autodefensa que se levantó en armas en Yurécuaro, en protesta por extorsiones, secuestros y asesinatos perpetrados por los cárteles de drogas en esa zona, replicando alzamientos de milicianos por las mismas causas emprendidos a principio de 2013 en Guerrero y otras zonas de Michoacán, ambos estados con costas en el Pacífico, ruta de trasiego de drogas a Estados Unidos.

Enrique Hernández era "una persona preocupada por su pueblo a consecuencia del crimen organizado y decidió levantarse en armas", dijo Estanislao Beltrán, otro exlíder de autodefensas de Michoacán, donde el gobierno logró desmantelar a la cúpula visible del cartel Los Caballeros Templarios y acordar en mayo de 2014 el desarme de los milicianos.

El candidato asesinado fue acusado y encarcelado en abril del año pasado por el gobierno federal de asesinar a un alcalde de Michoacán, pero fue liberado en junio de ese año ante la falta de pruebas.

En los últimos días otros hechos de violencia se han cometido en esa región contra políticos registrados para la contienda electoral del 7 de junio, considerada el primer test electoral de la presidencia de Peña Nieto (2012-2018), que también representan un desafío para la seguridad en algunos de los estados más calientes del país, como Jalisco (oeste), Michoacán (oeste) y sobre todo Guerrero.

En las elecciones de junio se renovarán los 500 diputados federales, los gobernadores de nueve de los 32 estados mexicanos y casi 900 alcaldías, entre otros cargos.