La junta nombra como asesores a dos poderosos generales retirados opuestos a Thaksin

El ejército sigue controlando las calles. /
El ejército sigue controlando las calles.

Ambos mantienen lazos cercanos con el líder del golpe de Estado de la semana pasada en Tailandia, el jefe del Ejército, Prayuth Chan Ocha

AGENCIASBANGKOK

La junta militar ha nombrado este martes como asesores a dos poderosos generales retirados con conexiones con la Casa Real y con profundas diferencias con el exprimer ministro Thaksin Shinawatra, cuya figura ha sido la catalizadora de la crisis que atraviesa el país desde hace varios meses.

Los asesores son el exministro de Defensa Prawit Wongsuwan y el exjefe del Ejército Anupong Paochinda, tal y como ha informado el Ejército a través de un breve comunicado. Ambos mantienen lazos cercanos con el líder del golpe de Estado de la semana pasada, el jefe del Ejército, Prayuth Chan Ocha, junto con el cual se posicionaron contra Thaksin durante el golpe de Estado que le depuso en 2006.

La junta ha anunciado además que el toque de queda será reducido a cuatro horas, empezando a medianoche, en lugar de las siete existentes hasta la fecha entre las 22.00 horas y las 5.00 horas.

La convulsión política se ha manifestado como el último episodio en la lucha entre el magnate y antiguo mandatario populista del país Thaksin Sinawatra y la clase monárquica. Thaksin fue derrocado después de haber sido acusado de corrupción, nepotismo y falta de respeto a la monarquía. Desde 2008 vive en el exilio para eludir su entrada en prisión.

Aun así, Thaksin se mantiene como el político más influyente del país. El y sus aliados han ganado todas las elecciones celebradas desde 2001 gracias al apoyo de las rentas bajas y de la clase rural.

Prayuth señaló el lunes que espera poder convocar elecciones lo antes posible, pero enfatizó en que antes hacen falta reformas políticas importantes. Los golpistas tailandeses han impuesto la ley marcial y restringido las manifestaciones en un intento de reforzar su posición en el poder y de frenar las protestas.

Muchos países han emitido alertas sobre los viajes a Tailandia y recomiendan a los turistas no visitar en país debido a la situación política, lo que implica un debilitamiento grave del turismo, que supone un 10 por ciento de la economía tailandesa.