Médicos Sin Fronteras niega que los talibán usaran el hospital de Kunduz como refugio

Estado en el que ha quedado el hospital de MSF. /
Estado en el que ha quedado el hospital de MSF.

El centro, que era el único con servicios de traumatología y cirugía en toda la región, ha dejado de estar operativo

AGENCIAS KABUL

Médicos Sin Fronteras (MSF) ha negado que los talibán estuvieran usando el hospital de Kunduz para lanzar ataques contra las tropas internacionales, rechazando así la versión del Gobierno afgano sobre el bombardeo de las fuerzas aliadas sobre las instalaciones sanitarias. "Las puertas del hospital de Kunduz estuvieron cerradas toda la noche, así que ninguna persona que no fuera parte del personal sanitario o paciente estaba dentro cuando tuvo lugar el bombardeo", ha aclarado la ONG en un comunicado difundido este domingo.

MÁS INFORMACIÓN

El Pentágono ha confirmado que bombardeó "los alrededores" del hospital para acabar con los talibán que estaban disparando contra los militares estadounidenses, mientras que el Ministerio de Defensa afgano ha asegurado que los insurgentes estaban usando el centro médico "como escudo humano".

Los ataques aéreos tuvieron lugar entre las 2.08 y las 3.15 (hora local) del sábado contra el edificio principal del hospital de traumatología que MSF posee en Kunduz, que alberga unidades de cuidados intensivos, habitaciones para ingresos, salas de rehabilitación y de urgencias. "Las bombas empezaron a caer y escuchamos el ruido de los aviones volando en círculos. Después hubo un silencio y más bombas. Así ocurrió una y otra vez. Cuando salimos el edificio principal estaba en llamas", ha relatado Heman Nagarathnam, director de la ONG para el norte de Afganistán. En total, 22 personas han muerto y decenas más han resultado heridas

El hospital ya no está operativo

MSF ha anunciado también que ha dejado de estar operativo el hospital de Kunduz." Algunos miembros de nuestro personal médico están trabajando en dos hospitales a los que fueron trasladados algunos heridos", ha afirmado Kate Stegeman, portavoz de la ONG en Afganistán, en su cuenta de Twitter.

Las imágenes difundidas tras el ataque, perpetrado durante la madrugada de ayer, mostraban parte del austero centro sanitario de planta baja calcinado por las llamas, mientras los supervivientes se amontonaban en las zonas que no habían sido dañadas.

El hospital, el único con servicios de traumatología y cirugía en toda la región y en el que trabajaban 80 miembros de MSF, atendía a un centenar de pacientes en el momento del bombardeo, según la ONG. "Además del fallecimiento de colegas y pacientes, este ataque ha cortado de golpe el acceso a los servicios de traumatología de la población de Kunduz justo cuando más lo necesitaban", ha asegurado en un comunicado la presidenta de MSF-Bélgica, Meinie Nicolai.

Crimen de guerra

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha ofrecido sus "más profundas condolencias" por las víctimas del bombardeo sobre el hospital de MSF y ha anunciado una "investigación completa" para esclarecer los hechos.

Por su parte, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, ha advertido de que, "si se concluye en un tribunal que hay una intención deliberada, el ataque aéreo sobre un hospital supone un crimen de guerra".

El bombardeo se produjo en el marco de la toma de Kunduz el pasado lunes por los talibanes, la victoria más importante de los insurgentes desde que fueron desalojados del poder en 2001, y la posterior reconquista el jueves de la ciudad por parte de las tropas afganas, con apoyo aéreo estadounidense.