Bolton le dice a Putin que no ha venido a Moscú en son de paz pero sí a responder a cualquier pregunta que plantee

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton./EFE
El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton. / EFE

El presidente ruso expresa el deseo de verse otra vez con Trump el me que viene en París

RAFAEL M. MAÑUECOCorresponsal. Moscú

Aunque la visita a Moscú del asesor de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, no ha logrado revertir la dinámica de confrontación en la que están inmersas las relaciones entre el Kremlin y la Casa Blanca, sí ha logrado al menos una relativa distensión.

El presidente Vladímir Putin recibió ayer a Bolton y ambos bromearon sobre la crítica situación a la que han llegado ambos países. Putin le dijo que, para enmendar las cosas, quiere reunirse otra vez con su homólogo norteamericano, Donald Trump, aprovechando que ambos estarán presentes en París el próximo 11 de noviembre en la celebración del centenario del armisticio que puso fin a la I Guerra Mundial.

Refiriéndose al águila imperial del escudo estadounidense, que sujeta con la garra derecha una rama de olivo y con la izquierda un haz de flechas, el primer mandatario ruso le preguntó al emisario norteamericano nada más comenzar el encuentro si el ave «¿se ha comido las aceitunas y solo le quedan las flechas?». Bolton, que reaccionó con una amplia carcajada, respondió que «no he traído consigo la rama de olivo». «Eso es lo que pensaba», añadió Putin, quien, no obstante, señaló que las discrepancias no deben impedir «tratar de hallar puntos de contacto». El asesor de Seguridad de la Casa Blanca aseguró estar dispuesto a contestar a todas sus preguntas.

Según declaró después Bolton, el principal deseo expresado ayer por el presidente ruso fue mantener otra cumbre con Trump y habló en concreto de que la capital de Francia es el sitio ideal, ya que los dos estarán allí el 11 de noviembre para participar en los fastos del centenario del armisticio. Putin le espetó a su interlocutor que «es sorprendente ver cómo Estados Unidos da pasos sin motivo que no podemos considerar amistosos».

En este contexto, «sería útil continuar un diálogo directo con el presidente de EEUU (...) si es que hay interés en ello». agregó el jefe del Kremlin. Bolton afirmó que Trump «estará encantado de reunirse con usted en París».

Ante las impactantes declaraciones del presidente norteamericano de abandonar tratados de desarme atómico y de reforzar el potencial nuclear de su país, las autoridades rusas han amenazado con represalias, incluso de carácter militar, pero ayer Putin se mostró cauteloso. La última vez que se encontró con Trump fue el pasado 16 de julio en Helsinki y el talante del encuentro, en el que los dos escenificaron sintonía, no gustó en Estados Unidos.

El presidente norteamericano fue acusado de «blandengue» y se le recriminó su confianza en Putin habiendo puesto al mismo tiempo en duda las advertencias de sus propios servicios secretos. Lo cierto es que después de la cumbre de Helsinki, Washington adoptó más sanciones contra Rusia.

Bolton mantuvo ayer también una reunión con el ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, que, pese a sus habituales diatribas antiamericanas, se mostró suave con el enviado de Trump. «Este tipo de encuentros, aunque sean pasos pequeños, ayudan a estabilizar nuestras relaciones», le dijo Shoigú. El responsable estadounidense, por su parte, puso en valor la «exitosa coordinación» entre militares rusos y americanos en Siria. Bolton le transmitió saludos del secretario de Defensa, James Mattis.

El asesor de Seguridad de Trump, que ayer depositó una corona de flores en el lugar en donde fue asesinado el dirigente opositor Borís Nemtsov, mantuvo el lunes reuniones con su homólogo ruso, Nikolái Pátrushev, y con el ministro de Exteriores Serguéi Lavrov. «Tuve una serie de conversaciones muy completas y productivas», manifestó Bolton durante la rueda de prensa ofrecida a última hora de ayer antes de abandonar Moscú.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos