Victoria para Trump en la investigación de la trama rusa

Sede del Departamento de Justicia de Estados Unidos. /AFP
Sede del Departamento de Justicia de Estados Unidos. / AFP

Según las conclusiones del Departamento de Justicia, el informe del fiscal especial dice que «el presidente no ha cometido ningún delito pero tampoco le exonera»

MERCEDES GALLEGOCorresponsal en Nueva York (EE UU)

«No collusion, no obstruction, total exoneration. Keep America Great!» Así celebró Trump por Twitter las conclusiones de las investigaciones sobre la trama rusa que han pesado sobre los primeros dos años de su presidencia y abren el camino para su reelección el año que viene.

El informe, sin embargo, «no le exonera», advierte el fiscal general William Barr (equivalente a ministro de Justicia). En el resumen de cuatro páginas que ha enviado al Congreso determina que no hay evidencias de que haya cometido crimen alguno. Todo indica que el fiscal especial ha detallado los resultados de su investigación y ha delegado en el Departamento de Justicia la responsabilidad de acusarle de obstrucción a la justicia, algo que Barr ha preferido no hacer.

Para saber por qué el informe «no le exonera» habría que leer lo que ha escrito el fiscal especial Robert Mueller, que por el momento se mantiene en la confidencialidad. Mueller ni siquiera ha sido consultado para redactar el sumario de cuatro páginas. Barr y su adjunto Rod Rosenstein recibieron una copia de este informe el viernes a las 5 de la tarde hora local y redactaron este fin de semana, con la ayuda de un «selecto» grupo de asesores, el resumen que han compartido con el Congreso.

El abogado de Trump Jay Sekulow aseguró que ni siquiera él lo ha visto ni puede pedir una copia, de acuerdo con las regulaciones existentes. El Congreso, sin embargo, donde la oposición tiene el control de la Cámara Baja, ha hecho votos de no descansar hasta que se haga público.

En ausencia de los detalles, el presidente clama «una victoria total», dijo su abogado en ronda televisiva. La investigación no ha encontrado pruebas de que ni Trump, ni ningún miembro de su familia o de su campaña conspirase con Rusia para ganar las elecciones, pese a que queda probado que Moscú manipuló las redes sociales y pirateó los correos electrónicos del Partido Demócrata y de la campaña de Hillary Clinton para favorecer la candidatura del magnate con el que hacía negocios inmobiliarios. Entre las 37 imputaciones que Mueller ha hecho durante su investigación se encuentran las que acusan a una docena de funcionarios del gobierno ruso acusados de intervenir en el pirateo electrónico. El que fuera presidente de la campaña de Trump, Paul Manafort, su asesor de seguridad nacional Michael Flynn, su abogado personal, Michael Cohen, y su asesor de política exterior George Papadopoulos son algunos de los actores cercanos al presidente que han ido a la cárcel por otros delitos aparecidos en el curso de la investigación.

Desde Palm Beach, donde pasó el fin de semana jugando al golf y descansando en su mansión de Mar-a-Lago, el mandatario celebró la noticia con resentimiento. «Después de una larga investigación y tanta gente a la que se le ha hecho daño, tantas cosas malas que se le han hecho al país, ha habido una completa exoneración de la acusación más ridícula que nunca haya oído», bramó. «Es una vergüenza que el país haya tenido que pasar por esto. Y, francamente, es una vergüenza que vuestro presidente haya tenido que pasar por esto», dijo Trump.