Mateo Salvini no podría negar el desembarco de 49 inmigrantes en sus puertos al ser rescatados por una ONG italiana

Con los brazos en alto, suplican que les rescaten tras naufragar en mitad del Mediterráneo. A bordo van 49 migrantes, entre ellos 12 menores. Después de varios días de travesía en este bote neumático, se han quedado a la deriva frente a la isla italiana de Lampedusa. Todos son rescatados por el barco 'el Mare Jonio' de la ONG Mediterranea; la única nave humanitaria italiana que queda en el Mediterráneo. Aunque su traslado a tierra firme ha sido todo un calvario. Matteo Salvini le prohibió la entrada en ningún puerto del país, pero como tiene bandera italiana, no puede negarse y tampoco derivarlo a otros países. Aun así, tres barcos de la Guardia Costera les estuvo escoltando e intimidando, con órdenes de apagar los motores que el capitán desobedeció hasta atracar en el puerto de Lampedusa. Ahora, Salvini ha ordenado incautar el barco por incitación a la migración ilegal. Les vincula con las mafias que trafican con seres humanos. Hoy, la tripulación va a ser interrogada por salvar vidas. Mientras, en un nuevo naufragio frente a las costas de Libia han muerto 30 personas ahogadas.