Rescatados once menores en Nuevo México (EEUU) que estaban siendo adoctrinados para atentar en escuelas

Los encontraron en mitad de la nada. Los 11 menores rescatados estaban retenidos en este campamento de los horrores que en realidad ha resultado ser un campamento de tiro. Esta especie de chamizo, situado en el desierto de Nuevo México, estaba rodeado de neumáticos para amortiguar los disparos.  Aquí obligaban a los niños a afinar su puntería. El objetivo, adoctrinarlos para cometer futuros tiroteos en colegios. En la zona interior, convivían en condiciones infrahumanas. Vestidos con harapos, descalzos, sin agua y sin comida. Dormían en camastros y hacían sus necesidades en un cubo. Pero hay un menor, de tan solo 3 años, supuestamente secuestrado por su padre, que nunca apareció. A falta de confirmación oficial, las autoridades han encontrado en la zona un cadáver compatible con el niño desaparecido. El padre es uno de los cinco detenidos. Dos hombres y tres mujeres.  Ellas, las madres de los once pequeños liberados. Ellos, extremistas radicales.