Salvini insiste en negar el atraque del 'Open Arms': «¿Reapertura de puertos? No en mi nombre»

REUTERS

Proactiva Open Arms ha solicitado un permiso urgente para desembarcar a los migrantes y refugiados que esperan a bordo

AGENCIAS / ANDER AZPIROZ

El ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, ha insistido este viernes en su negativa a permitir el desembarco de los migrantes y refugiados que siguen a bordo del 'Open Arms'. «¿Reapertura de puertos? ¡No en mi nombre!», ha proclamado el líder de la Liga en Twitter.

Para Matteo Salvini, «la única 'inhumanidad' es la de quienes (...) favorecen el asqueroso negocio de la inmigración ilegal«, horas después de que compañeros de Gobierno se mostrasen dispuestos a autorizar el atraque del 'Open Arms' por una cuestión de humanidad.

Salvini, que ha defendido su labor al frente del Ministerio del Interior, ha afirmado que no está dispuesto a autorizar la llegada de «miles» de personas ni a caer en «alusiones falsas al concepto de 'humanidad'. »Italia, levanta la cabeza«, ha sentenciado.

Proactiva Open Arms ha solicitado un permiso urgente para desembarcar a los migrantes y refugiados que esperan a bordo, dos días después de entrar en aguas italianas gracias a un permiso judicial criticado por Salvini, que intentó en vano introducir una nueva prohibición contra el barco.

La autorización depende ahora de la prefectura de la provincia siciliana de Agrigento, que parece estar a la espera de las directrices que pueda marcar el Ministerio del Interior. La Fiscalía podría intervenir si entiende que la situación amenaza con complicarse o percibe que se comete un delito al no aplicar la resolución judicial que autorizó la entrada del 'Open Arms' en aguas italianas, según el diario 'La Repubblica'.

Es una «agonía insoportable»

La ONG Proactiva Open Arms ha calificado de «agonía insoportable» la situación que se está viviendo a bordo del barco de rescate en su decimoquinto día de espera por un puerto donde atracar.

En una publicación en Twitter, la organización ha recordado que en estas dos semanas se han realizado seis evacuaciones de emergencia, pero que los derechos de las 134 personas que quedan a bordo «son vulnerados cada minuto que pasa». También ha vuelto a criticar la política de los gobiernos del continente, preguntándose que «si la política europea es incapaz de poner límites, ¿qué nos queda?», y ha descrito la situación de calvario.

Tres de los migrantes que permanecen a bordo del Open Arms han tenido que ser evacuados urgentemente de la embarcación esta noche por complicaciones que requieren atención especializada. Fue desembarcada además una cuarta persona como acompañante, según ha informado la ONG a través de su perfil de Twitter. La organizacióm ha pedido que se agilice el desembarco de las personas que permanecen en la embarcación cuando se cumplen 15 días de su rescate en el mar. «Todas estas personas necesitan ser desembarcadas con urgencia. Por humanidad», ha escrito la ONG.

El Open Arms logró este jueves que otros nueve inmigrantes de los que permanecían a bordo del buque desde hace dos semanas fueran evacuados de manera urgente a la isla italiana de Lampedusa por motivos psicológicos mientras sigue esperando que se le asigne un puerto. La organización ha precisado a Efe que había pedido la evacuación de todos los náufragos por causas psicológicas, pero con carácter urgente para cinco de ellos (tres adultos y dos niños) junto a sus acompañantes: en el caso de los menores sus primas, en el de un hombre su mujer y en el de una un mujer su marido, más otro hombre solo.

Los migrantes a bordo del Open Arms, que aguardan desde hace dos semanas un puerto seguro en el que atracar, saborearon este jueves una sensación agridulce. Por primera vez en 14 días, durante los que la tensión se ha disparado sobre la cubierta del barco de la ONG española, los rescatados divisaron en el horizonte las costas europeas. Concretamente las de Lampedusa, las más cercanas a Libia y país en el que muchas de estas personas han sufrido torturas, abusos sexuales e, incluso, esclavismo, según denuncian las ONG que trabajan sobre el terreno.

La ventana para permitir el desembarco en esta isla italiana la abrió el miércoles un tribunal de la región de Lazio, una de las 20 regiones que componen la República Italiana y cuya capital es Roma y, por tanto, muy alejada de la zona por donde navega el Open Arms. El poder judicial impuso su autoridad sobre el Ejecutivo del país transalpino al tumbar el decreto del ministro del Interior, el ultra Matteo Salvini. Esta orden amenazaba con multas millonarias y hasta penas de cárcel a los responsables de las ONG que entrasen en sus aguas con migrantes a bordo.

Los hechos se concatenaron tras conocerse la decisión judicial. El Open Arms puso casi de inmediato rumbo hacia Lampedusa mientras que en el Gobierno italiano, que se ha derrumbado esta semana por sus contradicciones internas, cada uno fue por su lado. El primero Salvini, que además de aprobar otro decreto urgente contra el barco de la ONG española tiene la llave para conceder la autorización de atraque en el puerto italiano, un permiso que, por supuesto, se niega a firmar. En el lado opuesto se posicionaron los ministros del Movimiento 5 Estrellas. La formación más votada en las pasadas elecciones generales, tildada de populista en su país y en buena parte del resto de Europa, acata lo dictado por el tribunal de Lazio, no se sabe si por su respeto al poder judicial o para atacar a su antiguo aliado de Gobierno. Tanto que la titular de Defensa, Elisabetta Trenta, envió la noche del miércoles dos barcos de la Marina transalpina para asistir al buque español.

Al cierre de esta edición, el Open Arms permanecía fondeado en aguas italianas, frente a Lampedusa, a la espera de esquivar la última bala del líder de la Liga y ministro del Interior: la entrada en el puerto. Los médicos italianos que inspeccionaron a los migrantes describieron unas condiciones higiénico-sanitarias pésimas, según 'La Repubblica'.

Distribución de migrantes

Mientras el Gobierno de Roma libra sus peleas internas, la Comisión Europea mueve sus hilos -escasos o finos a lo largo de las ultimas dos semanas- para fijar el destino de los migrantes. Fuente de Moncloa informaron este jueves de que «el Gobierno de España está trabajando con la Comisión Europea y otros países de la UE para lograr una solución común, europea, ordenada y solidaria a la situación del buque Open Arms». También se destacó que «el Ejecutivo está dispuesto a participar en un reparto equilibrado de los migrantes alojados en el barco», aunque se recordó que el reto de la migración debe ser abordado desde una óptica comunitaria y no solo nacional. Según señaló el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, España, Francia, Alemania, Rumanía, Portugal y Luxemburgo han mostrado su disposición a acoger a los rescatados.

La posible solución a la situación del Open Arms podría extenderse también a los más de 300 rescatados por el Ocean Viking, de bandera noruega y fletado por Médicos Sin Fronteras. Otro barco español, el Aita Mari, tiene previsto desplegarse en el Mediterráneo central la próxima semana, con lo que la situación se podría repetir en breve. A ello se suma la inestabilidad del Gobierno italiano, del que tras unas inminentes elecciones podría ser dueño Salvini.