Rafael Muñoz, el militante de IU Asturias enroló con los prorrusos

Rafael Muñoz, el militante de IU Asturias enroló con los prorrusos

Junto a otro joven español, se unió a la milicia más violenta y temida de las que luchaban en el Este de Ucrania

AGENCIASgijón / kiev

Al menos dos jóvenes españoles se unieron el pasado año al Batallon Vostok. Se trata del madrileño afincado en Asturias, Rafael Muñoz Pérez, de 27 años, y del murciano Ángel Davilla-Rivas, de 22. Ambos se sumaron a la milicia prorrusa más violenta y temida de las que luchan en el Este de Ucrania, a la que el Gobierno de Kiev atribuye las mayores crueldades y que están bajo las órdenes de Igor Strelkov, jefe de las Fuerzas Armadas de la República Popular de Donetsk. Desde allí decían que no tenían miedo por su vida y que lo hacían por ideales y convicción.

Muñoz es madrileño y trabajador social, aunque lleva varios años afincado en Gijón, después de haber residido en Candás. Es militante de IU de Asturias y de la UJCE (Unión de Juventudes Comunistas de España). Su compañero es un joven murciano, natural de Cartagena, seguidor de los Colectivos de Jóvenes Comunistas de Cartagena, la rama juvenil del Partido Comunista de los Pueblos de España. Juntos decidieron emprender una aventura tomando un avión rumbo a Ucrania el pasado mes de agosto con apenas 500 euros y «sin billete de vuelta». Tras una breve estancia en Kiev de cinco días, donde les estafaron y contemplaron la violencia en las calles, se marcharon a Crimea en vísperas de la invasión rusa y desde ahí se unieron a las fuerzas rebeldes del Este del país.

Desde allí, en varios vídeos subidos a las redes sociales, quisieron mostrar el orgullo de estar combatiendo en una experiencia similar a la de la guerra civil española de hace 80 años. «Hace ya muchos meses que sigo el conflicto en Ucrania, tanto en TV como a traves de las redes. Esto me ha permitido conocer la realidad de lo que aquí ocurre», aseguraba Rafael Muñoz en una entrevista con la emisora francesa France 24 y publicada en la página del Comité Asturiano de Solidaridad con la Ucrania Antifascista.

«Estoy aquí para defender a la población civil del Sureste de Ucrania de una agresión que considero desmesurada», añadió Muñoz, que decidió vender su coche y dejar Asturias para adentrarse en esta etapa, no exenta de peligros.

Los voluntarios podrían haber tomado parte en los combates contra las tropas ucranianas, en lo que las autoridades locales definen como unas brigadas internacionales.