Optimismo de los negociadores del 'brexit' a un mes de la ruptura

Reunión para negociar el 'brexit' este jueves en Bruselas, entre los negociadores comunitarios y británicos./AFP
Reunión para negociar el 'brexit' este jueves en Bruselas, entre los negociadores comunitarios y británicos. / AFP

Michel Barnier y Steve Barclay ven «posible el acuerdo aunque Bruselas remarca que aún no hay una alternativa a la salvaguarda irlandesa

SALVADOR ARROYOBruselas

Avance en «los detalles» y «mucho trabajo duro» por delante. Ambas expresiones marcaron la valoración que el ministro británico para el 'brexit', Steve Barclay, realizó este viernes, tras su primer cara a cara con Michel Barnier en Bruselas. El encuentro, que eleva a un rango más político las negociaciones entre la UE y el equipo de Boris Johnson, hasta ahora solo asentadas en un plano técnico y comandadas por 'sherpas', no arrojó más novedad que el compromiso verbalizado por ambas partes de que pueden conseguir cerrar el proceso con un acuerdo antes del 31 de octubre, fecha programada para el divorcio.

La sensación es que el tono del discurso se modula hacia el optimismo. Porque no solo lo destiló Barclay. También Barnier, que reforzó la tesis con un «estamos decididos a intentar y llegar a ese acuerdo». El negociador europeo seguía así el camino que unas horas antes había abierto el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, quien entrevistado por una cadena británica afirmaba que «el acuerdo es posible». Pero ni Londres ni Bruselas entran en los detalles que explican el giro positivista.

Los pactos, antes de la salida

Más bien al contrario. En el negro sobre blanco, en un comunicado, se impone el tono neutro. El Ejecutivo comunitario subrayaba tras la reunión Barclay-Barnier que la salvaguarda o 'backstop' que evite la frontera física en Irlanda es una «solución completamente práctica y legalmente operativa incluida en el Acuerdo de Retirada. Seguimos con voluntad y abiertos a examinar cualquier propuesta que cumpla todos los objetivos de la salvaguarda». Dicho de otro modo, el escollo se mantiene y, desde luego, ha de salvarse dentro de la actual negociación. No se pospondría a ese periodo transitorio que expiraría en diciembre de 2020 (contemplado en el mismo Acuerdo que la Cámara de los Comunes ha rechazado en tres ocasiones). Barcley planteó el jueves en Madrid que aparcar el problema era una opción para desatascar la situación. Pero Bruselas no lo acepta.

Y quiere que Londres defina ya las posibles alternativas que evitarían esa 'red de seguridad' en la isla de Irlanda. Lo que hay hoy en los despachos de Bruselas son «documentos» en esa línea (referidos a productos manufacturados, sanitarios, fitosanitarios y aduanas), según reconoció la propia Comisión. Pero nada concluyente. Así que las negociaciones técnicas continuarán a lo largo de la próxima semana al tiempo que se intensifican los contactos políticos.

Johnson ya ha citado a David Sassoli, presidente del Parlamento Europeo, a una reunión. El jueves habló con él por teléfono. Y el Gabinete del 'premier' confirmó una entrevista personal con Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo (la institución que reúne a todos los Estados miembros), que se celebraría en el contexto del debate mundial sobre la acción climática que tendrá lugar en la sede de la ONU, en Nueva York.