Lotería de Navidad: «Todavía no asimilamos el premio»

Los agraciados celebran su premio en el Alto de las Estazadas. / N. ACEBAL
Los agraciados celebran su premio en el Alto de las Estazadas. / N. ACEBAL

Dos trabajadoras de un hotel cabraliego repartieron medio millón con el 04211

L. RAMOS CARREÑA.

El viaje a Segovia les salió más que redondo. Dos onienses que desde hace tiempo trabajan en el hotel Alto de las Estazadas, en Canales de Cabrales, repartían este sábado nada menos que medio millón de euros entre sus compañeros y amistades gracias a la serie del número 04211, agraciado con el tercer premio, que compraron durante una escapada de fin de semana a la localidad castellano leonesa el pasado octubre.

Más información

«Los dueños del hotel tenían una boda, así que lo cerraron y nosotras decidimos irnos, junto a otra amiga, a Segovia. El lunes, cuando ya nos volvíamos, paramos en San Cristóbal y compramos diez décimos, uno para cada una de nosotras y otros siete que nos habían encargado», relataba ayer Sonia Martínez a este diario. Tanto ella como su compañera de trabajo Elianai Marques y la amiga con la que viajaron, Sandra, residen en La Robellada, en el concejo de Onís, mientras que el resto de agraciados, entre quienes se encuentra su jefa, viven en diferentes localidades de Cabrales.

«Me enteré por el móvil, pues aunque no estaba siguiendo el sorteo, en cuanto terminó me puse a comprobar los diferentes números que tenía y vi que este había tocado, aunque pensé que eran 5.000 euros», explicó Sonia. No fue hasta un buen rato después cuando su amiga Sandra, a quien había llamado para dar la buena noticia, la sacó de su error. «Me volvió a llamar y me dijo que no eran 5.000 euros, sino 50.000, pero yo ya lo estaba celebrando igual», relataba la oniense entre risas. Y es que, asevera, todos los años juega, pero hasta ahora nunca le había tocado ningún premio.

Se da la casualidad, además, de que el 04211, el último de los grandes premios en salir, casi a la una y media de la tarde, era el único del que las tres amigas tenían un décimo cada una. «Llevamos muchos más compartidos entre todas, o de dos en dos, pero de este tenemos cada una el nuestro», apuntó Martínez, quien reconoció que aún no sabe qué va a hacer con el dinero. «Todavía no asimilamos el premio, seguimos alucinando, así que como para saber a qué voy a dedicarlo», manifestó, si bien recalcó que su hijo sí que fue rápido en encontrarle utilizad a parte del montante. «Desde que se enteró está como loco, ya dice que quiere una videoconsola, así que algún capricho caerá», concedió.