«Un cliente pensó que ya había sido el sorteo y vino hace días a cobrar el premio»

Las administraciones de lotería asturiana trabajan a contrarreloj para atender a los clientes más rezagados que quieren esperar al final para comprar la Lotería de Navidad./DAMIÁN ARIENZA.
Las administraciones de lotería asturiana trabajan a contrarreloj para atender a los clientes más rezagados que quieren esperar al final para comprar la Lotería de Navidad. / DAMIÁN ARIENZA.

Números 'guapos' y feos, terminaciones en 13, en 5 o 69 y hasta la visión de una bruja alicantina que ha dicho que el número caerá en Asturias. Estas son algunas des las motivaciones de los asturianos al comprar la Lotería de Navidad

Marta Alonso Ron
MARTA ALONSO RONGijón

Las administraciones de lotería son estos días un no parar de gente. La locura del Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad se magnifica a medida que se acerca el 22 de diciembre y los loteros asturianos tienen que intensificar el ritmo para poder atender a los más rezagados. No les coge de sorpresa, saben que es una superstición de los apostantes que creen que los últimos números son los que suelen ser premiados, pero desde el humor todos hacen el mismo llamamiento: «que la gente no lo deje para última hora, por favor».

Jesús Gutiérrez, en la administración de Luarca.
Jesús Gutiérrez, en la administración de Luarca. / David S. Fuente

No es la única manía de los aficionados a este sorteo, uno de los que más arraigo tiene a pesar de que la oferta para apostar y los premios en juego cada vez son mayores. Números 'guapos', números feos, terminaciones en 13, 5 o 69, fechas de momentos felices o tristes y hasta la visión de una bruja alicantina asegurando el Gordo caerá en Asturias -incluso ha adelantado el número-. Estas son algunas de las motivaciones de los compradores a la hora de dirigirse a las ventanillas con la esperanza de que estos profesionales les permitan llevar una sorpresa en forma de premio. Pero ese año, quizá, la ilusión está más puesta en el sorteo del 22. Al menos en lo que a ventas se refiere, aunque ninguno sabe explicar por qué, la mayoría de los titulares de administraciones aseguran que las ventas se han incremento respecto a 2017. «Calculo que entre un nueve y un diez por ciento», asegura Jesús Gutiérrez, al frente de la administración Atenea de Luarca, donde se viene despachando números desde hace 37 años. «Ya hemos repartido premios en euros y en pesetas», dice este lotero que, pese a no haber celebrado todavía ninguno importante de Navidad, asegura que el trabajo detrás de la ventanilla da muchas satisfacciones cuando los clientes resultan agraciados: «para nosotros es el mejor premio».

Los premios animan las ventas

Jorge Salas, en la ventanilla de su administración en Vegadeo.
Jorge Salas, en la ventanilla de su administración en Vegadeo. / David S. Fuente.

No es falsa humildad. Jesús sabe que cuando una administración reparte un premio de los considerados 'gordos', los compradores tienen la esperanza de que la suerte se repita en ese mismo punto. La número 1 de Vegadeo, abierta en el año 1921, vendió un tercero en 2001 y un quinto en 2009 y, Jorge Salas, al frente de la misma desde el año 2005, reconoce que esto ayuda a impulsar el negocio «especialmente en verano, cuando hay más gente de turismo». En Mieres, la titular de la administración del centro comercial Caudalia, lo han experimentado este año. En 2017 repartieron parte de un quinto y en 2018 lo han notado pese a que solo vendieron dos décimos del mismo. La satisfacción fue inmensa pero el premiado no quiso sumarse a la celebración públicamente. «Cuando pusimos el cartel de que se había vendido, se acercó un hombre y me dijo en bajito «ese cartel lo tienes ahí gracias a mí. Yo tengo los dos décimos»», dice la titular. Al frente de la administración desde hace siete años, Patricia sabe que los apostantes, al igual que sus manías, son de lo más variopinto: «Unas veces te piden un número 'guapo' y otras uno feo. Eso sí, cuando les entregas el feo te dicen que no, que es demasiado feo».

Patricia Sánchez, en la administración de Caudalia.
Patricia Sánchez, en la administración de Caudalia. / E. C.

No obstante, los números que suelen triunfar son más o menos los mismos en todas las administraciones. Los terminados en 13 son un clásico que se agotan, rápidamente o incluso no llegan a las administraciones. Los apostantes los buscan y llaman por teléfono a donde sea para conseguirlos.

Helio García, titular de la administración de Candás
Helio García, titular de la administración de Candás

Helio García, titular de la administración de Candás, asegura que todavía tiene «pero no los saco al mostrador. Solo los despacho si la gente pregunta por él para que no se agote rápido». Su negocio lleva abierto 51 años y él ya ha vivido la satisfacción de vender premios importantes. Hace siete años, un quinto y, el año pasado, un cuarto. Muy obsesionado por satisfacer los deseos de los que pasan por su ventanilla, el carácter firme de este lotero llevó la suerte incluso a quien estuvo a punto de dejarla pasar. «El año pasado una mujer me llamó para pedirme tres décimos a última hora. El 21 hizo el ingreso y momentos antes de que se agotase el plazo de devoluciones me pidió que le devolviese el dinero. Apenas había tiempo para hacer la gestión y la convencí para que no lo hiciera. Al final, le tocaron 60.000 euros», recordaba esta semana. No obstante, asegura que lo mejor de haber repartido premios es saber que la vida de la gente mejora. «Conozco a un vecino que lo estaba pasando mal y ahora me consta que su situación es mucho mejor», dice emocionado.

«Este año damos el Gordo»

Pero si unos clientes son rezagados a la hora de comprar, otros lo son para cobrarlo. Tanto que algunos han querido hacerlo incluso antes de que se celebrase el sorteo. «Hace diez días vino un hombre asegurando que le había tocado un premio en la Lotería de Navidad y quería cobrarlo. Le dijimos que el sorteo era el 22», dice con cierto humor el titular de la administración número 33 en Gijón Santiago Vicente. Su puesto cumplió 20 años el pasado septiembre y, aunque todavía no ha repartido ningún premio importante, no pierde la esperanza: «a ver si este año repartimos el Gordo».

Santiago Vicente, en la administración de la calle Río de Oro de Gijón.
Santiago Vicente, en la administración de la calle Río de Oro de Gijón. / DAMIÁN ARIENZA

«Las terminaciones en 15 y en 69 son también muy preciadas». Al igual que sus compañeros de otros puntos de la región, la avilesina María Eugenia Casares apunta estos números entre las supersticiones de los compradores. No obstante, dentro del incremento de las ventas de este año, la titular de la administración número seis de la ciudad asegura que han volado hasta los más pequeños. «No tuve problemas ni con el 00088, que podría parecer difícil de vender», asegura sorprendida ya que pensaba que noticias como el cierre de Alcoa iba a desanimar a los clientes. No obstante, hay un elemento que juega a su favor. Un quinto vendido en 2014 y el último Gordo de la región en 2013 hace que la gente siga peregrinando hasta su ventanilla. La experiencia de 2013 fue la más intensa. «No me tocó a mí, ojalá lo hubiese tenido (risas), pero fue una gran alegría y más por la gente. Aunque es cierto que no fue muy repartido, recuerdo que una familia tenía hasta siete décimos», apunta.

Fenómenos paranormales

Ana Valdés, de la administración El Fontán de Oviedo.
Ana Valdés, de la administración El Fontán de Oviedo. / ÁLEX PIÑA.

Desde la administración El Fontán de Oviedo, Ana Valdés, apunta también el 17 y el 5 entre las terminaciones elegidas. Aunque lleva solo un año en la administración, estas preferencias son algo que ya sabía. «Lo que sí que me sorprende es el 21118, que se agotó en julio. La gente llamaba de todos los lados para pedirlo y no sabemos por qué», apunta. Quizá detrás de este misterio exista un fenómeno paranormal como el que que descubrieron este año en la administración número 2 de Llanes. Paloma Ania Caso es la titular de este negocio con más de 20 años que en 2007 vendió un premio Gordo y que espera repetir experiencia este año. «Lo dijo una bruja de Alicante que dio incluso el número: 05779. En una semana vendimos 170 billetes», asegura Ana adelantando, con cierto humor, que este año el Gordo caerá otra vez en Llanes. Un deseo que comparte, como no podía ser otra manera, con todos aquellos que se pasan por su administración a probar suerte y que también suman supersticiones curiosas: «Venir a comprar el día 8 de septiembre coincidiendo con las fiestas de La Guía porque el año que tocó el Gordo se vendió íntegro el número ese día, pedir fechas de nacimientos, aniversarios e, incluso, ¡defunciones!», subraya.

Administración de Llanes.
Administración de Llanes. / JUAN LLACA.

Pero si Paloma está convencida de que dará el Gordo, Elena Rozada de la administración La Paloma de Oviedo también hace sus cálculos. «Este año os veremos a la prensa aquí el 22 porque va a tocar el Gordo. Vendimos un segundo premio en febrero de este año, un primero en julio y, como va de cinco en cinco meses, vamos a dar el Gordo el sábado», dice con entusiasmo.

Elena Rozada, de la administración ovetense de La Paloma
Elena Rozada, de la administración ovetense de La Paloma / PIÑA

Toda una vida dedicada a la venta de Lotería, Elena también también apunta anécdotas entre sus clientes. «Desde el cliente que llevaba años comprando el mismo número en un sitio y cuando cambió tocó el premio hasta el que le han tocado tres premios». La suerte es caprichosa por eso, con la esperanza de que no se escape, los loteros asturianos siguen esta semana con su ritmo incesante hasta el día 21. El 22, los bombos la repartirán.

Síguenos en: