Denunciados un padre y su hija por el maltrato de dos perros en Valdés

Uno de los animales maltratados en Valdés./Anadel
Uno de los animales maltratados en Valdés. / Anadel

La Policía Local retiró de una vivienda de San Pelayo de Tehona a un caniche gigante y un perro de aguas, desnutridos y con sarna

DAVID S. FUENTE

Otra denuncia de maltrato animal ha sido presentada en el concejo de Valdés, donde un padre y su hija tenían presuntamente abandonados a dos perros, uno de aguas español y un caniche gigante. Esta familia, residente en el concejo de Navia, utilizaba una casa de San Pelayo de Tehona como criadero de animales, donde llegó a acumular hasta seis perros. La Asociación Nacional de Animales con Derechos y Libertad (Anadel) se enteró del estado de los animales en el mes de agosto, cuando dio aviso al Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil, alertando de la presencia de cinco animales.

Sería a principios de septiembre, cuando la Asociación Siguiendo Tus Huellas, que había comprobado el mal estado de los cánidos, alertó de la desaparición de tres de ellos, mientras que los otros dos, seguían en estado de abandono en la vivienda. Fue en ese momento cuando la asociación Anadel, presentó la denuncia ante la Policía Local de Valdés, que identificó a dos personas como presuntos autores de un delito de maltrato animal.

La Policía Local, cumpliendo la Ordenanza Municipal de Protección de Animales, intervino el pasado 13 de septiembre, retirando a los animales de la vivienda. «Estaban irreconocibles», aseguró la presidenta de Anadel, Elena López, quien abundó en que tuvieron que ser luego atendidos por un veterinario, al encontrarse «en estado muy grave».

Ahora, la Asociación Animales Sin Hogar de Valdés se ha hecho cargo de los dos perros, que «tenían sarna, y presentaban un estado alto de desnutrición», aseguró Andrea Nogueira, presidenta del colectivo. Los dos perros vivían en un viejo gallinero, al lado de un hórreo donde se podían cobijar, «un lugar oscuro y lleno de excrementos», según describió la presidenta de la asociación valdesana. Los animales «chillaban cada vez que los intentabas tocar», dijo Nogueira quien cree que tendrán una larga recuperación e importantes secuelas, ya que el perro de aguas, un cachorro, «tuvo síntomas de desnutrición en su desarrollo y no logra poner las patas derechas», lamentó.

Los vecinos de San Pelayo de Tehona aseguran que los animales estaban allí «desde principios de año», aunque «siempre los atendieron hasta hace un par de meses».

 

Fotos

Vídeos