Mercedes SLC Final Edition, tope de gama

Mercedes SLC Final Edition, tope de gama

Serie especial del «roadster» en recuerdo del primer SLK

En primavera empieza la comercialización del SLC Final Edition, edición limitada del descapotable compacto biplaza, que llegará a los concesionarios en verano. Una versión que representa la cumbre de esta actual generación de cabrios. Como homenaje al primer modelo de esta generación, el SLK, se ofrece en una de las pinturas con un llamativo amarillo sol.

El SLK se presentó en 1996 como el inicio de una nueva generación de «roadster» compacto de la marca de la estrella. Con techo retráctil rígido, llamaba la atención además por un color poco habitual para el fabricante: amarillo Yellowstone. Sin duda, un punto de inflexión como símbolo en la progresiva transformación de una marca tan tradicional como Mercedes-Benz.

En enero de 2011, se dio a conocer la tercera y, de momento, actual generación de modelos. A partir de abril de 2016, este biplaza se sometió a una profunda remodelación y se cambió la denominación a SLC. El cambio de nombre era un reflejo a su estrecho parentesco con la Clase C, con la que comparte numerosos elementos.

El nuevo SLC Final Edition se ofrecerá en versiones 200 y 300 y la más deportiva AMG 43; además, dos variantes de diseño exterior. En el caso de ir pintado en negro estándar, negro obsidiana o gris selenita, los parachoques corresponden al kit estético AMG con elementos decorativos en cromo plateado. Si la pintura es amarillo sol, blanco polar o blanco diamante bright, los paragolpes van en negro en su parte inferior. Las manillas de las puertas, los retrovisores y el embellecedor trasero comparten un tono negro brillante, en contraste con el color claro de la carrocería.

El modelo lleva una placa SLC Final Edition que adorna los guardabarros delanteros, por debajo de la aleta cromada. También destacan las llantas de aleación AMG de 18 pulgadas de serie, en diseño de cinco radios en negro. Una versión especial se basa en el equipamiento AMG Line, con una suspensión deportiva rebajada en altura 10 milímetros y un sistema de frenos de mayor tamaño con discos perforados y pinzas con el logotipo de Mercedes en el eje delantero.

En el interior, se combina la napa bicolor en negro y plata con costuras en gris alpaca. Un juego de colores que se localiza en los asientos deportivos de serie, revestimientos de las puertas y en el panel central de las puertas. Los cinturones de seguridad en gris alpaca asumen el color de las costuras de adorno. Los insertos en cuero de efecto carbono en los reposacabezas y en la parte superior de los respaldos realzan el diseño del SLC Final Edition.

La instrumentación lleva adornos en aluminio claro, el volante deportivo de tres radios y parte inferior plana va en cuero de efecto carbono y con napa lisa en la zona de apoyo de las manos; las levas de cambio en el volante son plateadas. El equipamiento de serie incluye alfombrillas negras con logotipo bordado, calefacción integrada en los reposacabezas, calefacción de asiento y paquete de memorias para los asientos, el volante y los retrovisores exteriores.

La versión más deportiva, el AMG SLC 43, incorpora adornos en negro brillante para el «splitter» frontal, las aletas de las tomas de aire y de los guardabarros, el fondo de la estrella central, la carcasa de los retrovisores exteriores, el faldón trasero y las manillas de las puertas.

La tapicería de los asientos es en cuero negro y plata y el volante Performance lleva segmentos revestidos en cuero con grabados tipo fibra de carbono.