Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Local

Oviedo
Cáritas inaugura su nueva sede como un lugar «para la justicia social»
Carlos Osoro pide que el centro sea «signo permanente de la misión caritativa de la Iglesia»

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Cáritas inaugura su nueva sede como un lugar «para la justicia social»
RECEPCIÓN. El arzobispo de Oviedo, Carlos Osoro, y la madre provincial de las Religiosas Esclavas del Sagrado Corazón, María José Tuñón, saludan a Vicente Álvarez Areces, Gabino de Lorenzo y a la Procuradora General, María Antonia Fernández Felgueroso, en presencia del director de Cáritas, Adolfo Rivas (derecha). / JESÚS DÍAZ
Cáritas Diocesanas de Asturias inauguró ayer de forma oficial su nueva sede de Oviedo, un equipamiento que, en palabras del director de la institución, Adolfo Rivas, pretende convertirse en «un elemento esencial en la acción social en nuestra comunidad». Aunque la mudanza desde su anterior local en la plaza de la Catedral culminó ya hace días, y de hecho la nueva sede ya está operativa, Cáritas quiso celebrar ayer este traslado con un acto solemne que contó con la presencia, en representación de las diferentes instituciones, del arzobispo de Oviedo, Carlos Osoro; el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces; el alcalde de la ciudad, Gabino de Lorenzo; el delegado del Gobierno en Asturias, Antonio Trevín; la Procuradora General, María Antonia Fernández Felgueroso; y los consejeros de Salud y Bienestar Social, Ramón Quirós y Pilar Rodríguez. La nueva sede de Cáritas, en la calle de González del Valle, ocupa tres plantas de la residencia femenina de la Congregación de Religiosas Esclavas del Sagrado Corazón, dejando libre un último piso para la actividad de estas hermanas.

El edificio cuenta con numerosos espacios que, según Cáritas, garantizan la funcionalidad de todos los servicios que ofrece actualmente. De hecho las líneas de actuación aprobadas en la asamblea diocesana del 24 de noviembre hablan de convertir la nueva sede «en el centro donde se vertebre y coordine la acción social y caritativa de la Iglesia en Asturias». En la planta baja del edificio se encuentran, además de la recepción, el departamento de administración, las salas de acogida, encuentro y formación y también una sala de usos múltiples que podrá acoger distintas jornadas, actividades y exposiciones.

La primera planta está reservada principalmente a despachos -que ocupan las antiguas habitaciones de las alumnas- y otros órganos de gestión como la secretaría técnica, la secretaría general y un salón de eventos y reuniones de gran capacidad. En el segundo piso se ubican la delegación de acción caritativa y social, la biblioteca y los despachos de dirección. En la nueva sede se desarrollarán los diferentes programas de atención a sin techo y toxicómanos, de empleo e inserción sociolaboral, de infancia y adolescencia en riesgo social, de cooperación internacional, de mayores, de inmigrantes y de animación territorial.

Adolfo Rivas insistió en que con las nuevas instalaciones «queremos ir más allá de tener unas oficinas y unos locales de reunión, porque eso ya lo teníamos». En su opinión, la sede inaugurada ayer «está destinada a trabajar por la justicia socil y por las personas que precisan atención solidaria». El director de Cáritas agradeció a la congregación de las Esclavas la cesión de las tres plantas y resaltó que Cáritas «es una organización 'de' voluntarios y no 'con voluntarios». En su opinión quienes colaboran con la institución «saben que hay cosas en esta vida que no se pueden delegar y la solidaridad es una de ellas».

Tras el discurso de Adolfo Rivas el arzobispo Carlos Osoro procedió a la bendición del inmueble, para el que pidió que sea «signo permanente de la misión caritativa de la Iglesia». Osoro reconoció el «esfuerzo y servicio» de todos los que trabajan en Cáritas y confesó, emocionado, sentirse «orgulloso de su trabajo, su impulso y su creatividad».

El arzobispo tuvo también palabras de agradecimiento para la congregación religiosa que ha cedido el local y destacó su «generosidad». Según apuntó, «un edificio como este, con su situación, podía servir para muchas cosas, para sacar mucho dinero. Pero ahora esta sede en pleno centro de Oviedo será para los más pobres». Osoro recordó, por otra parte, que recientemente el Arzobispado ha firmado un convenio «con la Universidad de la Iglesia para todos los años haya en Asturias una semana social», actividad que consideró un complemento a la actividad de Cáritas.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS