Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Portada

Villaviciosa

140 alumnos del colegio La Marina aprendieron a respetar el medioambiente a través de una jornada de convivencia con el agua como hilo conductor
16.11.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El valor de una gota
Los escolares plantaron un árbol durante la jornada de convivencia. / LUIS CASO
El 'Día del Agua'. Bajo este lema los alumnos del Colegio Rural Agrupado La Marina, disfrutaron esta semana de una jornada muy especial. 140 estudiantes de entre tres y doce años, procedentes de los centros de Quintes, Peón, Castiello, Argüero, Oles y Tazones, se acercaron desde un punto de vista lúdico a lo que el agua y cuidar el medioambiente significa. Fue una clase muy diferente en la que aprendieron a dar el valor a cada una de las gotas de agua. La actividad se desarrolló en las escuelas de Argüero, con todo el cuadro de profesores de los distintos niveles educativos presentes y su director, Amalio López, al frente. Los niños lucían una especie de montera picona que representaba una gota de agua. Y en la actividad se quiso implicar también a los familiares. Así, padres, madres, abuelos... se sumaron a esta clase. Desde las once de la mañana hasta las cinco de la tarde, el agua fue la protagonista.
La actividad se desarrolló a través de talleres, juegos autóctonos e incluso fútbol. Se trataba de que el contenido se presentara de una forma amena ante los escolares. Y así fue. Todos se lo pasaron en grande.
También se leyeron una serie de poesías, centradas, como no podía ser de otra manera, en el agua. La necesidad de respetar al líquido elemento, su tratamiento y su utilización, además de su importancia en el ciclo de la vida quedaron reflejados en estas loas.
La jornada incluyó la plantación de un árbol. También se puso en marcha un taller de reciclaje de papel, además de otro donde se pudo aprender a amasar harina de maíz en el que se elaboraron tortas, uno de los alimentos tradicionales de antaño para acompañar las comidas en lugar del pan. Y mientras, en otros talleres, se mayaban manzanas para sacar sidra en un llagarín.
La 'esfoyaza' y el hacer ristras de panoyes regresaron, asimismo, por unas horas al presente en Villaviciosa. Esta antigua tradición fue explicada a los niños con todo lujo de detalles. Ellos, escuchaban con suma atención un mundo que, aunque cercano, a muchos les quedaba ya lejos. No faltaron a la hora de comer 'les castañes asaes'. Es tiempo de amagüestos. La mayoría de las viandas las aportaron los familiares. El pan se elaboró durante la jornada de convivencia. Una cita que el director de este Colegio Rural Agrupado valoró: «Merece ser repetible. pues la convivencia es algo esencial en estos tiempos».

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS