Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Avilés

ESPACIO ABIERTO

06.02.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La marisma de Recastrón
D ESDE 1997 se celebra cada 2 de febrero el Día Mundial de los Humedales, con el fin de aumentar la sensibilización acerca de sus valores y los beneficios que reportan. Una prueba del desconocimiento de estos ecosistemas la tenemos en la ampliación del Puerto de Avilés, que se está haciendo sobre la Marisma de Recastrón, uno de los últimos humedales de la Ría de Avilés.
En esta modesta aportación en el Día Mundial de los Humedales incluyo una cita del profesor Eloy Bécares, del Área de Ecología de la Universidad de León: «Los humedales que resisten la desecación sirven de fuente de dispersión de especies para los que recuperan el agua después de la sequía, permitiendo que se recolonicen, y que la supervivencia de muchos organismos depende de la existencia de esta red de humedales en los que se alterna la extinción y la recolonización de las especies. Desde hace años se sabe que los humedales actúan como 'riñones' de los ecosistemas. Los ríos que han conservado sus ecosistemas de ribera tienen mucha menor concentración de fertilizantes y pesticidas que los que carecen de ellos. La excelente capacidad de depuración de los humedales ha llevado a desarrollar tecnologías específicas para el tratamiento de aguas residuales o de zonas contaminadas por metales pesados u otros compuestos tóxicos. Las últimas catástrofes naturales consecuencia del tsunami del Indico o del huracán de Florida evidenciaron que mientras que el humedal costero protegió del tsunami a los habitantes de las zonas que aún lo conservaban, la destrucción de los mismos para el cultivo o la acuicultura dejó de tener un balance económico positivo cuando se perdieron miles de vidas por la ausencia de dicha protección».
De cuestiones económicas mejor no hablar hasta que pase la crisis, porque el colmo de la desgracia sería que la tan cacareada ampliación del Puerto tuviese que aplazarse, dejando la obra empantanada y nunca mejor dicho. Y dos peticiones finales. Una al Ayuntamiento para que nombre una calle como 'Marisma de Recastrón', ejemplo preclaro del sacrificio de la Naturaleza por el Arte, sin el cual Avilés seguiría siendo una villa. La otra a la Fundación Niemeyer para que en su planificación incluya una exposición exhaustiva sobre el Espacio Natural de la Ría de Avilés.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS