Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Internacional

Internacional

Una mujer de Turín de 34 años fue violada durante 25 años por su padre y su propio hermano en una habitación a oscuras
28.03.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El fantasma del 'monstruo' de Amstetten recorre Europa. El trauma moral legado por el hombre que secuestró y violó a su propia hija durante 24 años, con la que concibió siete hijos, y que incluso incineró a uno de sus vástagos al morir, hace que la sombra de la sospecha se cierna sobre cualquier caso de violación incestuosa.
Es lo que ha pasado en Turín. La prensa italiana recogía ayer que una mujer de 34 años fue víctima durante 25 años de reiterados abusos sexuales tanto de su padre como de su hermano mayor, mientras permanecía encerrada en una habitación sin luz eléctrica.
La víctima -a quien la policía ha bautizado con el nombre ficticio de 'Laura'- fue encerrada con 9 años en un gran apartamento del popular barrio Barriera de Milano de Turín. El padre, chatarrero de profesión, lo adquirió gracias a la indemnización conseguida por un accidente vial.
Según el magistrado que lleva el caso, «la tradición familiar» hizo que la hija mayor dependiera totalmente del padre. El diario 'L'Stampa' recogía ayer las palabras del juez en las que aseguraba que 'Laura' nunca había tenido vida emocional propia, autónoma, ni amistades y que incluso no había frecuentado la escuela desde los trece años.
Su primer intento de fuga de esa mazmorra oscura fue en 1994. Logró refugiarse en casa de sus tíos. Hasta ella acudió el padre para buscarla y, después, la acompañó a comisaría para hacer, por fin, una denuncia por abusos sexuales, pero contra su propio tío. El fiscal adjunto Piero Horno explicó ayer que allí «el oficial de guardia encargó a un asesor psiquiátrico que verificara los hechos. El especialista se dio cuenta de la limitada capacidad intelectual de la niña y creyó que se lo había inventado todo».
Escuchas telefónicas
Tuvieron que pasar casi quince dolorosos años de tormentos para que volvieran a ver a 'Laura' en esa misma comisaría. Fue el año pasado, acompañada otra vez de su omnipresente padre, para denunciar a su hermano «por haber abusado de ella».
Pero en esta ocasión al agente Paolo Scaffi y a la comisaría Iolanda Seri la historia les huele mal. Piden una orden judicial para pinchar los teléfonos y dirigir micrófonos direccionales -una práctica legal en Italia- al piso del sospechoso y así descubren que el hermano viola también a sus hijas de 6, 8 y 12 años de edad. La mayor, de 20 años, que se ha escapado de casa, se atreve a declarar ante la Policía: «Me ha violado desde pequeña». El mes pasado la Policía detiene al hermano de 'Laura'. Este mes, su padre. Las escuchas telefónicas al final le delatan. Los investigadores asisten en directo a una violación de 'Laura'.
Tradición, ley de la omertá y el 'síndrome de Fritzl'. Ayer la prensa informaba de que este chatarrero incluso había abusado de un nieto en un viaje al sur de Italia.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS