Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Portada

OPINIÓN ARTICULOS

22.06.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Constitución
P OR gentileza de nuestro Ayuntamiento, recibí hace algunas semanas el libro titulado 'Proyecto de Constitución Federal del Estado Asturiano', edición patrocinada por la Junta del Principado y el Principado de Asturias.
Es un libro que gustará tener y leer principalmente a los abogados y, por extensión, a todos los historiadores y a todos los que quieran seguir las diferentes vicisitudes políticas por las que pasó Asturias, en particular, y España, en general, desde la Primera República al Estado de las autonomías que tenemos ahora.
A semejanza de los Estados Unidos de Norteamérica, pensaron nuestros ancestros por qué no hacer de España un Estado federal, con una Constitución que abarcase todo el Estado y luego, en cada provincia, una Constitución que, inspirada en la general, rigiera su demarcación territorial con las peculiaridades de cada una de ellas.
Si la mejor definición que conozco de lo que es una Constitución como «ley fundamental de organización», por cierto que a la de Estados Unidos un historiador y constitucionalista, el asturiano Adolfo Posada, la compara, por su valor literario y salvando las naturales distancias, como es lógico, con la epístola de San Pablo a los Corintios.
Nuestro proyecto de Constitución reúne estos requisitos. Regula los tres poderes en Asturias: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, desde el punto de vista del Estado federal asturiano inspirado en la Constitucional Nacional del Estado federal por el que abogaban los republicanos de esa época.
Hoy, vivimos esta etapa de otra forma. En lugar de Estados provinciales federales, tenemos las autonomías y tenemos una Constitución vigente, en la que, en teoría, deben inspirarse los poderes Ejecutivo (las Cortes), Legislativo (el Gobierno) y Judicial (la judicatura).
Si no se cumplen siempre en España estas premisas, no me echen la culpa a mí, sino a quien ustedes saben -y yo me callo-, dicho esto tanto en lo nacional como respecto a las distintas autonomías.
Por todo eso, por lo que significa la Historia de Asturias y de su pensamiento político en los últimos tres años, merece la pena adquirir este libro, que a su modo refleja la Historia de España, en general, y de Asturias, en particular.
No sé si vende o no, ni tampoco la tirada. Pregunten en el Ayuntamiento gijonés o en la Casa del Reloj, donde les informarán.
Por último, hay que agradecer a Sergio Sánchez Collantes su labor de investigación en su estudio preliminar.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS