Caunedo defiende que la nueva RPT conlleva «una estructura clara y simplificada»

Caunedo defiende que la nueva RPT conlleva «una estructura clara y simplificada»

UGT y STAO firman el documento que reduce jefaturas y áreas, sin afectar al empleo o la masa salarial

GONZALO DÍAZ-RUBÍNOviedo

Después de seis meses de negociación, el alcalde Agustín Iglesias Caunedo y los representantes de UGT y STAO se sentaron ayer en la mesa de la antigua sala de comisiones para rubricar la nueva Relación de Puestos de Trabajo (RPT), que actualiza y ordena el organigrama municipal después de más de 28 años. Caunedo expuso sus grandes líneas: se suprimen altos cargos, servicios, oficinas y negociados; se mantiene todo el empleo, se garantizan las retribuciones actuales y se aseguran futuras subidas de salarios. Todo, con la implantación de una nueva «estructura clara y simplificada, que optimiza los recursos humanos y agiliza la respuesta de la administración» a las necesidades de los ciudadanos.

El regidor firmó, pero dejó el mérito de una negociación que no fue fácil en el concejal de Personal, Gerardo Antuña; los sindicatos, incluso los que no respaldaron la propuesta como CC OO; y en el equipo de la concejalía, con el director general de Interior, Camilo López, al frente.

Caunedo dio al documento la máxima trascendencia. Supone, dijo, un «acuerdo histórico» y un «paso decisivo» en la modernización del Ayuntamiento «para lograr que responda mejor a las necesidades de los ciudadanos». Aseguró, incluso, que «representa todas» sus «convicciones políticas y personales: el diálogo y el consenso, la eficiencia en la organización y en la gestión de los recursos públicos; la trasperancia, la implicación y el comprimiso de todos para conseguir un mejor servicio». Pero, ¿qué es una RPT? y ¿por qué es tan importante?

Políticamente, es un acuerdo entre un equipo de gobierno del PP y la mayoría sindical, que no es poco. Un entendimiento que ha sido imposible en los últimos 28 años y que ha acabado por anquilosar la estructura municipal, en especial bajo los mandatos de Gabino de Lorenzo. Caunedo no quiso entrar en detalles o poner ejemplos, pero Oviedo llegó a contar con 35 funcionarios por encima del nivel 28 (frente a los siete que hay en Gijón y cinco en La Coruña). Mantiene, también, en plantilla 77 trabajadores de las llamadas agrupaciones profesionales -fontaneros, carpinteros o operarios- de servicios que han sido todos privatizados. Trabajadores sin oficio que, en muchos casos, desempeñan tareas superiores sin que se les reconoza. Para ellos, la nueva Relación de Puestos de Trabajo abre la puerta a una promoción interna que les reportará ingresos de acuerdo a la función que desempeñan. Para los de 'arriba', la bajada de niveles es generalizada, salvo el interventor y el secretario, todos los funcionarios, jefes de servicio o sección que tenían nivel 30 pasan al 28; todos los que estaban en el 28, los adjuntos, caen al 26.

En el proceso, el Ayuntamiento no ahorra un euro, porque las retribuciones serán las mismas gracias a la introducción de complementos personales transitorios. En un futuro habrá nuevas incorporaciones (el estudio paralelo a la RPT estima necesarias más de 110) que tendrán salarios más bajos, uno de los motivos de la abstención de CC OO.

Todo ha sido un tira y afloja. Entre una situación caótica en retribuciones y el ideal. La libre designación queda proscrita y la promoción interna será por concurso de méritos. Los complementos de productividad 'ad personam', con los que De Lorenzo premiaba o castigaba funcionarios, y los que perciben de forma rutinaria e irregular (según un informe, no pueden ser fijos en su cuantía ni periódicos en su devengo) otros muchos desaparecen por un sistema evaluable y evaluado de objetivos aún por desarrollar.

Nueva estructura

El organigrama se simplifica: una sola área técnica asumirá todos los proyectos, estudios o control de obras en lugar de las cuatro actuales. Se refuerzan las oficinas presupuestarias y de fiscalización y se reconocen complementos a trabajadores sociales, educadores o subinspectores.

El secretario general de UGT-Oviedo, Raimundo Cobrana, destacó la importancia del acuerdo «tras 28 años en los que ha habido dos intentos fallidos y no había negociaciones posibles», también insistió en que «esta RPT es un punto de partida al que acogerse» y, sonando a despedida, recordó que hay elecciones sindicales a la vuelta del verano y su desarrollo les corresponderá a ellos. Por el sindicato STAO, su delegada sindical, Ana María Rodríguez, lamentó que no se hayan incluido en la nueva relación «todos los logros esperados». «Espero que haya talante negociador para pincelar lo que queda pendiente», explicó. Los dos sindicatos respaldaron la propuesta, no sin críticas internas, ni reticencias sobre el proceso y la funcionarización de los trabajadores no de plantilla.