Ocho años de dedicación a la obra gráfica

La sala abrió sus puertas en 2006. /
La sala abrió sus puertas en 2006.

Más de medio centenar de grabadores de todo el país y del extranjero han pasado por la sala de arte

MARÍA LASTRA OVIEDO.

Abrió sus puertas en mayo de 2006 y desde ese momento adquirió un compromiso con la obra gráfica que ha llegado hasta aquí y que piensa seguir manteniendo. Dulce Pérez, directora de la sala de arte Alfara, comenta que estos ocho años «han pasado muy rápido». Las ganas de seguir acercando el arte y la cultura a los ovetenses permanecen intactas. «Hemos hecho de Alfara un lugar de encuentro con las propuestas más interesantes de la gráfica actual», asegura Pérez, que ve con esto su objetivo cumplido.

LA SALA

Inauguración. La galería abrió las puertas en mayo de 2006 con dos espacios diferenciados, que pueden albergar dos exposiciones simultáneamente.

Muestras. María Mieres fue la primera en exponer en Alfara y Mojardín ha sido el último en hacerlo.

Alfara Studio. En 2009 abren un centro de creación artística en Salamanca, donde artistas comparten ideas y métodos de trabajo.

Sobre parte de lo que era una biblioteca, abierta en 1996 y que todavía hoy es establecimiento obligado para los vecinos de Vallobín, Pérez decidió dar un pasó más. Fue valiente y apostar por la cultura de una forma más global. Reconoce que «era una absoluta desconocida del mundo del arte», que finalmente «ha llegado a apasionarme por completo». Los libros se hicieron a un lado y la obra gráfica ocupó gran parte del lugar. En la Escuela de Arte les allanaron el camino: «Allí fue donde nos hablaron de la importante cantera de grabadores que tenía Asturias, y de la dificultad manifiesta para ver buenas exposiciones».

La sala de arte Alfara cubrió ese hueco en blanco. 'Minomentos', de María Mieres, fue la primera muestra que cubrió sus paredes. Después, más de medio centenar de grabadores de todo el país y de fuera siguieron llegando. Aunque Pérez lamenta que «solo la presencia de artistas asturianos parece interesar al público». La calidad, sin embargo, está siempre presente. La última muestra lleva la firma de Ricardo Mojardín.

Es la primera vez que Mojardín expone en Alfara. Dice la responsable que la ocasión lo merece. Para este octavo aniversario «queríamos una firma de reconocido prestigio». La de Mojardín lo es. Dos instalaciones independientes: 'Apocalipsis interruptus' y 'Modos de aprender' conforman 'Tratamiento'. La primera de ellas, mostrada anteriormente en Gijón, Lieja y El Ferrol, se muestra por primera vez en Oviedo, mientras que la segunda se ha planteado específicamente para la galería Alfara completando la versión primaria que se pudo ver en la VII Bienal Internacional de Grabado Contemporáneo de Lieja. Tanto en un caso como en otro, el autor desvía el mensaje artístico hacia un receptor que no es el habitual homo sapiens, y con el que él mismo afirma busca provocar «la sensación de transitar por senderos casi vírgenes, entre lo racional y lo irracional».

Planes de futuro

A Alfara aún le queda mucho camino por delante. En 2009 decidió dar un paso más en su compromiso con el grabado y comenzó el proyecto Alfara Studio, un centro de creación artística ubicado en Salamanca que recibe de forma gratuita a artistas para que compartan experiencias, métodos de trabajo e ideas. Las galerías, reconoce Pérez, viven «una gran crisis», pero su deseo es seguir cumpliendo años. Alfara sigue siendo la única sala asturiana dedicada íntegramente a la gráfica.

 

Fotos

Vídeos