La depuradora de Malpica da servicio a 600 vecinos del entorno de San Claudio

La Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR). /
La Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR).

La estación funciona desde principios de julio y supone una inversión de un millón de euros con cargo al canon de saneamiento

C. GARCÍA OVIEDO.

La zona rural del concejo cuenta con una nueva depuradora. El alcalde inauguró ayer la estación de aguas residuales (EDAR) de Malpica (en San Claudio) que dará servicio a 600 habitantes de las localidades vecinas. Lleva funcionando casi dos semanas (arrancó el 1 de julio) pero el Ayuntamiento prefirió esperar a que estuviera a pleno rendimiento para presentarla en sociedad.

10
localidades de la zona se beneficiarán de la nueva depuradora de aguas residenciales de Malpica. El Ayuntamiento invirtió un millón de euros en la obra (se paga con el canon de saneamiento) y comenzó a funcionar a principios de este mes.

Durante la visita a las instalaciones, Agustín Iglesias Caunedo anunció una inversión de un millón de euros (se paga a través del canon de saneamiento) para una estación que trabajará con vertidos, fundamentalmente, domésticos. Y ahondó en el compromiso de la ciudad con el medioambiente: «El agua tratada cumple con la calidad exigible para el río al que llega destilada. Es una demostración más del compromiso con la calidad de vida, del agua y la protección de nuestros ríos».

Pero además, la nueva depuradora añade un plus. Se trata de un «novedoso sistema» para eliminar olores que impedirá que la depuradora genere trastornos a los vecinos. Desde hace dos semanas da servicio a una decena de localidades: Belovio, Lampajua, Lampaya, Loriana, Malpica, Molina, Peña Nora, Ponteo, Navaliega y parte de San Roque.

En cuanto a las características, la instalación trabaja sobre dos líneas de tratamiento para que el agua llegue limpia a los hogares. El proceso no es sencillo, las aguas residuales llegan a un pozo de bombeo ubicado en la estación (tiene una capacidad de 45 metros cúbicos) con electrobombas que impulsan el agua hasta el tanque de regulación, un depósito de 48 metros cúbicos y sirve de colchón entre el caudal bombeado y el de funcionamiento de la EDAR. Al salir del tanque pasa por tres puntos distintos (la reja manual, el tamiz de tornillo y la cámara de desengrase) donde la tratan antes de que penetre en los recintos de aireación, donde la remueven mediante un supresor y difusores. En la fase final, solo falta que el agua pase a los decantadores, donde se sedimentan los fangos y el agua ya clarificada se vierte al exterior de la planta.

Los beneficios

La puesta en marcha de la depuradora de Malpica se suma a la potabilizadora que presentó el Ayuntamiento hace tan solo unos días. La entrada en servicio de la potabilizadora elimina varios problemas, según explicó el jefe del servicio de Aguas, Gregorio Abril. La mejora de los procesos de tratamiento suprimirá los que causa la proliferación de algas en el embalse de Los Alfilorios en verano o tener que desechar, por su turbidez, la de los manantiales del canal del Aramo cuando hay crecidas. A cambio incrementará los costes en unos 9 céntimos de euro por cada uno de los 19 millones de metros cúbicos de recursos propios que consume la ciudad al año. Caunedo no quiso pronunciarse sobre si esos costes se trasladarán al ciudadano en las ordenanzas del año que viene, aunque matizó que «no está previsto».

De momento aún están pendientes dos obras de ampliación y mejora de las Estaciones de Depuración de Aguas Residuales (EDAR) de San Claudio y Villapérez. Y tal y como anunciaron en marzo estarán terminadas en dos años, tras cinco de retrasos.

localidades de la zona se beneficiarán de la nueva depuradora de aguas residenciales de Malpica. El Ayuntamiento invirtió un millón de euros en la obra (se paga con el canon de saneamiento) y comenzó a funcionar a principios de este mes.